20091215070815-pesebre.jpg

El golpe de Estado que el 28 de junio pasado depuso al presidente constitucional Manuel Zelaya, destaca en un original aunque irreverente pesebre navideño confeccionado por el arquitecto Fernando Martínez. Figuras de barro encarnan a un Zelaya indefenso y a los militares sacándolo de su casa en piyama. También evoca el momento en que lo forzaban a subir a un avión con destino a Costa Rica. El pesebre mide 100 metros cuadrados y se exhibe en el principal centro comercial de Tegucigalpa, Multiplaza, en el noreste de la ciudad.

De igual modo se halla representada la embajada de Brasil rodeada de militares, y se evoca el ingreso clandestino de Zelaya el 21 de septiembre. Aparece, además, el Gorilette de facto mientras asumía el poder en el Congreso Nacional. Otro aspecto refiere las movilizaciones que durante más de cien días llevaron a cabo los simpatizantes de Zelaya, y los policías antimotines lanzándoles bombas lacrimógenas a los indefensos ciudadanos.

Por la foto algo no me queda claro: el arquitecto Martínez ¿se burla de Zelaya o critica a Gorilette? Oh, Jesús, ¿¡para esto moriste en la cruz?!