20091202131300-roland-mundo-hambriento.jpg

A consecuencia de la crisis económica global, «39 millones de personas más caerán bajo el nivel de pobreza en América Latina a fines de 2010», indicó la OCDE en su informe Panorama Económico, publicado en Portugal al margen de la XIX cumbre Iberoamericana.

«Quedarán virtualmente anulados todos los progresos obtenidos en los cinco años que precedieron a la crisis», que estalló en septiembre de 2008 con la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers, afirmó la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

La pobreza aumentará casi 7 puntos antes de fines de 2010, debido a que el PIB per cápita caerá 3,6% en 2009 y crecerá un 1,3% el próximo año, indicó la OCDE, que agrupa a las democracias industrializadas.

Un total de 189 millones de latinoamericanos vive en la pobreza, un 34% de la población total de unos 550 millones, según el informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), divulgado hace diez días.

El cálculo de la OCDE se basa en las previsiones del Panorama Económico Mundial del Fondo Monetario Internacional (FMI), publicado en julio pasado, que preveía una caída del PIB de 2,6% en 2009, y un crecimiento de 2,3% en 2010, y toma en cuenta el crecimiento de la población latinoamericana de aproximadamente un 1% anual.

La OCDE subrayó que «la obligación de orientar los gastos hacia los miembros más frágiles de la sociedad reviste un carácter vital durante una recesión».

El informe de la OCDE está centrado, sobre todo, en la gestión de la emigración y de las remesas como un factor de desarrollo.

«La aptitud de los gobiernos a explotar en favor del desarrollo el potencial de las migraciones internacionales podría ser determinante para ayudar a la región a superar la crisis actual», subrayó.

Reconoció que «entre las comunidades latinoamericanas que residen en el extranjero, muchos fueron severamente golpeados por la destrucción de empleo en los países de la OCDE, dada su concentración en los sectores más afectados por la recesión, como la construcción y el turismo».