20091202130715-3.-demencia-small-.jpg

Un nuevo estudio revela que las personas que fuman o tienen hipertensión o diabetes a mediana edad son más propensas a desarrollar demencia.La buena noticia es que quienes tratan de revertir esos factores de riesgo a los 50 o a los 60 años podrían tener más posibilidades de prevenir el Alzheimer y otras formas de demencia a los 70 y los 80.

Las personas deben saber que dejar de fumar o controlar la hipertensión o la diabetes es bueno no sólo para reducir el riesgo inmediato de infarto, cáncer y accidente cerebro vascular, sino también de disminuir el riesgo de demencia a futuro.

La demencia es un problema que crece en Estados Unidos. Uno de cada seis estadounidenses de más de 70 años tiene la condición neurológica. Para el 2050, la cantidad de estadounidenses con demencia se triplicará con respecto del 2000. ¿Y en el resto del mundo?

Los diabéticos de mediana edad eran dos veces más propensos que las personas sin diabetes a desarrollar demencia a futuro.

Los fumadores de mediana edad eran un 70 por ciento más propensos que los no fumadores a desarrollar demencia y los hipertensos de la misma edad eran un 60 por ciento más proclives a desarrollar el trastorno mental que aquellos con presión normal en la mitad de la vida.

No se observó un aumento del riesgo de demencia en las personas de mediana edad con sobrepeso, obesidad o colesterol alto. Reducir los factores de riesgo en la mitad de la vida podría ayudar a prevenir la demencia, pero eso todavía debe demostrarse.

Se necesitan nuevos estudios para demostrar si el control de esos factores (de riesgo) reduciría la probabilidad de desarrollar demencia.