20091202125546-7.-el-sida-con-ara-de-hitler.gif

Una campaña alemana que utiliza los rostros de Hitler, Stalin y Saddam Hussein para reforzar su idea de que el virus HIV es un «asesino de masas», ha sido criticada por estigmatizar a las personas infectadas. La ONG Regenbogen, impulsora del controvertido aviso, afirma que el virus HIV ha causado la muerte de 30 millones de personas en el mundo, y que la campaña busca «sacudir» conciencias.

Sin embargo, varias organizaciones que trabajan en la lucha contra el SIDA criticaron la campaña, argumentando que son los portadores, y no la enfermedad, los que se ven asociados a la figura de Hitler.

Para la ONG británica Terrence Higgins Trust, el anuncio es «insensible» y estigmatiza a la gente que padece o porta el virus HIV.

Vicky Sheard, representante de dicha organización, le dijo a la BBC que «una de cada cuatro personas en Reino Unido no sabe que está infectada, por lo tanto cualquier cosa que los estigmatice y les quite valor para hacerse el análisis, no ayuda».

El video del anuncio, muestra escenas de sexo entre mujeres jóvenes y hombres cuyos rostros tienen los rasgos de Adolf Hitler, de Joseph Stalin y de Saddam Hussein.

«Nos preguntamos qué rostro le podríamos poner al virus, y no podía ser un rostro agradable», declaró Dirk Silz, director creativo de Das Comitee, a la agencia de noticias AFP. Por su parte, la ONG promotora de los polémicos avisos insiste en que el objetivo es llamar la atención de la gente sobre una enfermedad que cada día produce 5.000 nuevas víctimas en el mundo.

  • Unas 25 millones de personas han muerto de sida desde su aparición. Sin embargo, el número de nuevos contagios se ha reducido en un 17% en los últimos 8 años, según un informe de ONUSIDA.
  • Cada año, el 1 de diciembre, el mundo se une para sensibilizar a la opinión pública acerca de esta epidemia. Para este 2010 la OMS, UNICEF y ONUSIDA, explicaron los nuevos retos contra este virus.
  • El número de nuevos infectados por el VIH en el mundo se ha reducido en más de un 10% en los últimos años gracias a los programas de prevención, según un informe hecho público por la OMS.