20091111060532-maquiavelo-facebook-cia.jpg

Por Mercedes Rodríguez García

Según escribe el joven colega Miguel Ernesto Gómez Masjuán, no solo amigos nos leen en Facebook, Twitter, Flickr o YouTube. La Agencia Central de Inteligencia está detrás de todo este andamiaje -reitera- y le encarga a determinada compañía clasificar los contenidos, identificar las visiones «positivas» y «negativas». El resultado final de esas búsquedas diarias culmina en un reporte para Langley. «El método es sencillo y, al mismo tiempo, maquiavélico», expresa. El estudio solicitado, responde a decenas de preguntas Así que ahora In-Q-Tel velará porque Visible Technologies se centre en las redes sociales y establezca un sistema de alerta que posibilite conocer cómo se están abordando determinados temas de interés para la CIA.

Dice Masjuán que Twitter continúa preguntando a los usuarios ¿qué estás haciendo? Y que las respuestas le interesan también a la agencia de inteligencia norteamericana, y que de esta manera las compañías identifican lo que se habla sobre ellas en internet y así establecen mejor sus estrategias publicitarias.

A esa conclusión puede llegar cualquier persona que lea las múltiples reacciones que generó el anuncio realizado por In-Q-Tel, brazo tecnológico de la CIA, sobre su reciente acuerdo con Visible Technologies, una compañía con más de una década de experiencia en el monitoreo de las redes. (No seas, ingenuo, Migue, eso lo hace la CIA y todos los cuerpos con similar misión, solo que la Agencia Central de Inteligencia es la más famosa y poderosa, aunque no siempre la más eficiente.)

In-Q-Tel apareció en 1999 para «trabajar con compañías tecnológicas que ayudaran a distribuir soluciones a la CIA» y ahora se convierte en un cliente más de Visible Technologies que tiene en su larga lista a multinacionales muy poderosas como Dell e, incluso, Microsoft. Aunque no se reveló la cifra monetaria del pacto, lo más probable es que sea enorme, sobre todo si se analiza que la Administración Obama aprobó el mayor presupuesto militar de la historia.

Cierto, Masjuán, que la alianza de Visible Technologies con instituciones militares o de inteligencia se inició en 2008. En ese año la empresa comenzó a trabajar con la consultora Concepts & Strategies, dedicada a traducir medios de comunicación foráneos para el Comando Estratégico del Pentágono.

Dices que de acuerdo con la revista Wired, el contrato de la CIA forma parte de un movimiento mayor dentro de la comunidad de inteligencia que busca mejorar la capacidad de utilizar «fuentes abiertas de inteligencia», es decir, información disponible en el ámbito público.

La idea de In-Q-Tel -léase la CIA- es que Visible Technologies se centre en las redes sociales y establezca un sistema de alerta que posibilite conocer cómo se están abordando determinados temas de interés para la CIA. (Claro, eso se llama monitoreo, recuerda que quien tiene la información tiene el poder.)

Visible Technologies es capaz de buscar en más de medio millón de web interactivas cada día y sus «arañas» pueden recopilar cerca de un millón de post, comentarios en los blogs, charlas en los foros online; también encuentra las fotos o videos más visitados en sitios como Flickr o YouTube.

Luego, el sistema de la compañía clasifica los contenidos, identifica las visiones «positivas» y «negativas» -según los estándares de la CIA- que se obtuvieron en las búsquedas diarias y elabora un reporte para Langley. El método es sencillo y, al mismo tiempo, maquiavélico. (Maquiavelo y los maquiavélicos se están reproduciendo en todo el mundo la velocidad de la luz, el famoso «Ministro de Satanás», sigue siendo un enigma sin solución y un referente obligado para quienes pretenden afianzarse en el poder.)

Y la CIA no se queda atrás pues sus hombres-cerebros, deben saberse de memoria sus consejos cínicos y sus preceptos impúdicos. Como afirmas, la CIA justifica la inversión porque estas acciones le permitirían, entre otras cosas, «proteger a Estados Unidos de posibles ataques terroristas» que serían detectados a tiempo. Solo que no muchos creen que estos sean los únicos propósitos, en especial, cuando se recuerda el triste historial de la Agencia.

No pierdas tu tiempo preguntándote ¿qué garantías tienen, entonces, los usuarios de las redes sociales de que un comentario «negativo», detectado por Visible Technologies, no sea malinterpretado y sus datos personales, supuestamente secretos, terminen en manos de la CIA? ¡Claro que muy pocas!

Un tweet en la popular red de microblogging Twitter -ya con una versión en español-, un post, un simple comentario en un foro con críticas al gobierno norteamericano, cualquier cosa pudiera despertar la «alarma» en los cuarteles generales de la CIA.

Lo real del caso, como bien afirmas, es que las llamadas redes sociales continuarán creciendo, tal y como lo enuncian los numeritos de YouTube, Facebook, Twitter, Tuenti y tantas otras que existen en internet, porque los usuarios cada vez colocan más información en línea... Pero Masjuán, ¿tú has leído bien toda las ramplonerías y mentiras que se escribe en esos sitios?

Mira, sería muy ingenuo pensar que lo cuerpos de seguridad, de inteligencia y contrainteligencia de cualquier nación, obvien la valiosa fuente de información que constituye hoy la red de redes...

Sigue mi consejo, si no quieres que nadie sepa nada de ti y mucho menos cómo piensas, hazte la idea que vives en la Edad Media, -anterior a Gutenberg-, escribe con tinta indeleble tus ideas en soporte papel, busca una botella no biodegradable, y entiérrala donde pienses que nadie la pueda encontrar, y ni así, amigo, estaría seguro tu «documento-pensamiento».

Los seres normales, comunes y corrientes como tú y yo, no tenemos nada que ocultar ni nada que perder. Y échale una ojeada a la obra de Nicolás Maquiavelo. ¿Te lo imaginas contestándole a Twitter qué estás haciendo? Pues yo sí: «Han malinterpretado mis lecciones, me han manipulado, me han dejado chiquitico. Nicocolò Machiavelli, istorico, comico e tragio.»