20091012101923-micheletti-y-los-medios-de-.jpg

El gobierno de facto de Honduras puso en vigencia medidas para establecer el monitoreo y control de los mensajes que atenten contra la seguridad nacional. Cosas de tiranozuelos

La decisión fue aprobada ayer pese a la controversia que genera la regulación del Estado a los medios masivos de comunicación. Entre las razones de seguridad nacional para adoptar esas medidas, en el decreto se cita emitir mensajes que generen apología del odio nacional, la afectación a bienes jurídicos protegidos, así como al régimen de anarquía social.

La emisora Radio Globo y el canal 36 de televisión, afines a la resistencia popular y al derrocado presidente Manuel Zelaya, fueron clausurados el pasado 28 de septiembre, dos días después de anunciado el estado de sitio.

Una misión de cancilleres de la Organización de Estados Americanos (OEA) planteó el jueves aquí que para propiciar condiciones adecuadas al diálogo iniciado hace cuatro días, debe procederse a la reapertura de los medios clausurados.

El Acuerdo Ejecutivo establece que el Estado podrá revocar o cancelar los permisos otorgados a los operadores de radiodifusión sonora y de televisión.