20091005034907-mercedessosa.jpg

Buenos Aires.- Varios cientos de personas aguardan fila en los alrededores de la sede del Congreso argentino para rendir un último homenaje a la cantante Mercedes Sosa, fallecida hoy en Buenos Aires a los 74 años.

«La voz de América Latina», como era conocida entre sus admiradores, murió en un hospital del barrio porteño de Palermo como consecuencia del agravamiento de una afección hepática complicada con problemas cardiorrespiratorios a las 05.15 hora local (08.15 GMT).

Por deseo expreso de su familia, estuvo acompañada únicamente de sus familiares más cercanos en las últimas horas y será velada en el salón de los Pasos Perdidos del Congreso, antes de ser cremada, mañana lunes, en el cementerio porteño de Chacarita.

El velatorio en el Congreso, un honor reservado para las más importantes personalidades de la política y la cultura en Argentina, se prolongará durante 24 horas.

En el salón de los Pasos Perdidos, el féretro con sus restos está cubierto por una tela blanca, que permite a sus admiradores ver el rostro de la cantante, y escoltado por una bandera argentina y una corona de flores.

Desde que se anunció el homenaje, varios cientos de personas, en su mayoría portando flores, aguardan turno en las proximidades del Congreso para despedir a la cantante, como la argentina Mónica Bruno, quien conoció personalmente a la artista.

El gobierno de la ciudad de Buenos Aires, que ha suspendido los actos previstos hoy para celebrar la declaración de la Unesco del tango como patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad, impulsará una jornada de reflexión sobre la figura de Sosa y el contenido de sus letras en los colegios de la capital el próximo martes.

El objetivo, dijo el ministro porteño de Cultura, Hernán Lombardi, es «reflexionar sobre la Mercedes artista y ciudadana, un ejemplo de resistencia al autoritarismo y una demostración de cómo la cultura puede poner una valla al autoritarismo y cómo después, con su arte, vino a ponerse al servicio de la construcción de la democracia argentina».

Lombardi, uno de los primeros en acudir al velatorio en el Congreso, consideró que Sosa fue, además, «una gran precursora de otros artistas. Su generosidad permitió que artistas más jóvenes fueran inundando con la música argentina el mundo».

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, hizo también público un mensaje de condolencia en el que lamentó la muerte de «una mujer que trascendió las fronteras de la música y proyectó al folclore no solo como un emblema artístico y cultural a nivel mundial sino también como un canto de libertad y de justicia». (Fuente: EFE)