20090905082435-google.jpg

Los planes de Google Inc. de crear un sistema operativo basado en su navegador de Internet Chrome implican una apuesta a que el software en línea llegará a superar a los programas tradicionales para la mayoría de las tareas informáticas.

Ahora, el gigante tecnológico está concentrado en un gran esfuerzo para que esto se haga realidad y por eso insta a sus desarrolladores a que aprovechen varias herramientas para mejorar la velocidad, la estética y la fiabilidad del software que funciona desde un navegador de Internet.

Con esto, Google espera generar un nuevo mercado para esta clase de software. La compañía especializada en las búsquedas en Internet cree que las aplicaciones en línea se convertirán en uno de sus grandes negocios del futuro, a medida que madura el negocio de las búsquedas y de la publicidad para búsquedas que catapultó su crecimiento.

Sin embargo, enfrenta una dura competencia, incluida la de Microsoft Corporation.., la cual  anunció que ofrecerá de forma gratuita versiones en línea de su popular paquete de programas Office.

En un principio, los navegadores de Internet se utilizaban en mayor medida para abrir sitios estáticos compuestos por texto e imágenes. Su capacidad para reproducir video e imágenes animadas ha mejorado gracias a tecnologías como Flash, un software de Adobe Systems Inc. que es utilizado por el servicio de Google YouTube y otros, y que requiere que el usuario descargue un programa conocido como plug-in.

Pero los navegadores siguen sin poder llevar a cabo muchas tareas que los usuarios de software de PC dan por sentado, como utilizar atajos con el teclado para copiar y pegar texto o jugar juegos que emplean gráficos en tres dimensiones.

Google espera cambiar eso al acelerar la adopción de HTML 5, el acrónimo de una extensión de la expresión en inglés HyperText Markup Language que es parte del lenguaje básico de Internet. Los estándares de programación propuestos -a los que todavía les faltan años para ser terminados y que incluyen tecnología de Google y otros- están diseñados para dejar que los desarrolladores creen aplicaciones más avanzadas que funcionen dentro del navegador.

Algunos desarrolladores ya han incorporado algunos aspectos de HTML 5, como el streaming de video más rápido y la capacidad de almacenar más datos en el navegador para permitir una recuperación más veloz. Todo esto podría hacerse sin tener que descargar ni un solo programa.

Vic Gundotra, vicepresidente de ingeniería de Google, dijo en una entrevista ayer que buscan «asegurarse de que Internet avance». Así, Google insiste en la inclusión de funciones como la capacidad de arrastrar y colocar archivos desde un escritorio a un navegador Web, algo que todavía no es posible.

Decenas de compañías, desde Microsoft a pequeñas firmas recién creadas, también desarrollan tecnología para hacer que el software de escritorio y el que funciona en línea sean más parecidos. Por ejemplo, la semana pasada Microsoft presentó su última versión de Silverlight.

Google y otros defensores de HTML 5 creen que con el tiempo los plug-ins ya no serán necesarios, cuando los navegadores se hagan más potentes. Una vocera de Microsoft dijo que la última versión de su navegador Internet Explorer ya es compatible con algunos elementos de HTML 5 y que la compañía también es miembro del grupo de trabajo responsable de promover la adopción del nuevo estándar.

Estas tecnologías ya representan un cambio importante para algunos desarrolladores. Meebo Inc., un servicio que permite que los usuarios puedan chatear mediante varios servicios de mensajería instantánea dentro de un navegador de Internet, utilizó hace poco una función de HTML 5 llamada postMessage. Su objetivo era desarrollar una barra de chat que se mantenga actualizada con la conversación actual del usuario incluso cuando éste va de un sitio Web a otro.

Aun así, Seth Sternberg, presidente ejecutivo de Meebo, cree que aún es necesario desarrollar una cantidad significativa de tecnología antes de que las aplicaciones en línea puedan ser igual de potentes que las tradicionales.

Francisco Tolmansky, presidente ejecutivo de 280 North Inc., que desarrolló tecnología que facilita a las compañías de software crear programas para la Web, está de acuerdo. «Aún hay una gran diferencia entre los sitios Web y las aplicaciones en la Web», señala.