20090729121854-manzana-de-la-apple.jpg

Ari Weinstein , de 15 años, piensa superar a los ingenieros más brillantes de Apple y fastidiar a su presidente ejecutivo, Steve Jobs.

El adolescente forma parte de un grupo de piratas informáticos que se han puesto como objetivo «liberar» al iPhone y al iPod Touch de Apple. El término hace referencia a instalar software no autorizado por el fabricante dentro de los aparatos que le permite a las personas descargar una variedad de aplicaciones, incluyendo aquellas no aprobadas por Apple.

Desde que Apple comenzó a vender su iPhone 3GS en Estados Unidos el 18 de junio, Weinstein y seis colegas en línea pasaron horas cada día investigando el nuevo producto en busca de puntos débiles de seguridad. El pasado fin de semana, el grupo, llamado Chronic Dev Team, lanzó su software gratuito para liberar los aparatos. Weinstein afirma que el programa es una versión de prueba con algunos defectos, pero que los usuarios lo han descargado con éxito. Unas 250.000 personas han visitado el sitio, afirma.

El pasatiempo de Weinstein le ha puesto los pelos de punta a Apple, una empresa famosa por su hermetismo, que ejerce un control férreo sobre sus aparatos y vende programas para sus iPhones exclusivamente a través de su sitio App Store.

Hasta ahora, Apple no los ha detenido. Hace un año, cuando la empresa con sede en California lanzó su iPhone anterior, el 3G, un equipo de hackers lanzó un software para liberarlo menos de una semana después aprovechando una debilidad que reside en el microprocesador.

Desde que estaba en preescolar, Weinstein empezó a interesarse en la tecnología y desde pequeño cambiaba la configuración de la computadora de la familia. Aprendió a construir sitios Web a los siete años. Comenzó a hackear en sexto grado luego de buscar una forma de descargar juegos gratuitos para su iPod mini.

A principios de junio, Apple anunció el lanzamiento de su iPhone de 32 gigabytes. Weinstein compró uno de inmediato, con el dinero que había ganado al cobrar US por hora por ayudar a familiares y amigos con problemas de computadoras.