20090729114908-viajes-a-cuba-small-.jpg

Los aeropuertos de Estados Unidos están presionando al Gobierno para que amplíe la lista de puertos de entrada permitida para operar vuelos hacia y desde Cuba.

En una carta reciente, Peter Horton, director de Cayo Hueso International Airport en Florida, instó al Ministerio de Hacienda a que añadiera la instalación a la lista de tres aeropuertos internacionales grandes en Miami, Los Angeles y Nueva York. El aeropuerto de Tampa hizo un pedido similar.

En abril, el gobierno de Obama aprobó que residentes en Estados Unidos con familia en Cuba pudieran volar a la isla desde nación yanqui. Los pedidos recientes constituyen un esfuerzo de las ciudades y terminales aéreas por colocarse delante de la política, de manera que todo el que lo desee pueda viajar, sin restricciones de ninguna índole.

Si la prohibición de viajar fuera levantada, al final no menos de un millón de norteamericanos al año visitarían Cuba, de acuerdo con los EE.UU.

Tanto el presidente Barack Obama como la secretaria de Estado Hillary Clinton han dicho que cualquier cambio adicional en la política de viajes a Cuba dependerían de si La Habana «da un paso hacia la democracia.»

¿Cuál democracia? ¿La de ellos o la de nosotros?