20090206193826-calibracion2.jpg
Por Mercedes Rodríguez García


A 20 años de creada las instalaciones de la Oficina Territorial de Normalización (OTN), la realización de más de 250 evaluaciones de la calidad como promedio anual en la última década, «ha permitido la intensificación del control estatal de los productos tanto para la exportación como de amplio consumo popular con destino industrial y agropecuario, y sustitutos de importaciones.»
Así lo aseguró la Máster en Ciencias Químicas y Medio Ambientales, Sonia Hernández Méndez, directora de la institución inaugurada el 9 de febrero de l989, al referirse a la misión de este organismo encargado de elevar la disciplina en el cumplimiento de los requisitos establecidos en la legislación vigente y en las normas cubanas, fundamentalmente aquellas de carácter obligatorio, y de hecho, a la protección al consumidor.

Destacó que en quince de los veinte años de creado el centro ha cumplido los planes anuales de verificación y/o calibración, lo que se traduce en la realización de más de 100 000 de estas comprobaciones, ascendentes a un total anual superior a los 150 000 a lo largo de la referida etapa.

Entre los logros más importantes hasta la fecha Hernández Méndez señaló, además, la asistencia técnica brindado en varios países, el apoyo a otras provincias del país, el cumplimiento de los planes de ventas e ingresos y la obtención por la O.T.N. de la condición de Colectivo Vanguardia Nacional en varias oportunidades.

El centro edificado a un costo de más de 9 millones de pesos fue equipado con la más moderna tecnología soviética de aquel entonces, desempeñando un importante papel en la comprobación de los instrumentos que se utilizan por las empresas de la región central del país para medir los parámetros de sus productos o servicios.
La Oficina Territorial de Normalización, es la encargada de garantizar, además, la trazabilidad a patrones nacionales de equipos de medición, tales como esfigmomanómetros, termómetros clínicos, y balanzas y tallímetros para pesar y calcular la talla de los niños, en hospitales, policlínicos, farmacias y talleres de electromedicina.

De igual modo compete a ella la verificación de diversos instrumentos utilizados en las empresas de transmisión y distribución de energía eléctrica y en los grupos electrógenos, y la medición de los tanques de almacenamiento y aparatos distribuidores de combustibles.

Otras operaciones vitales para la economía debido a la estrecha relación que guardan las verificaciones y controles con la calidad de los servicios y producciones, las ejecuta en campos tan diversos como básculas del comercio internacional, agromercados, comercio minorista, programa alimentario, zafra azucarera, centros de investigación, turismo, correos y teléfonos, entre otros muchos.