20090131190239-mano-de-dios.jpg

Por Mercedes Rodríguez García

En este mundo patas arriba impera lo insólito. Mientras una mujer británica, ¿madre? de 20 hijos, abandonó a su marido y su prole y se marchó con un hombre casado que conoció a través de un foro en Internet, otra  dio a luz en California, EE.UU. a ocho nuevos bebitos implantados, que de sobrevivir pudieran convertirse en un segundo hito en la historia de la medicina estadounidense.

 

La inglesa, llamada Nicola amaba a su marido Hevin -y no dudo que a su numerosa progenie-, hasta que una de las hijas le consiguió un ordenador. A partir de entonces empezó a dedicarse horas y horas a la red de redes, hasta que un día le «echó ojo»  a Ginger Squaddy, otro foromaníaco.

La norteamericana, que  ya tenía seis hijos antes de someterse a tratamiento de fertilidad, se negó a abortar selectivamente a algunos embriones después de que el doctor le implantara estos ocho.  Interrogada por un periodista acerca del futuro de las criaturitas,  la abuela de las inquirió: «¿Qué sugieres que deberíamos haber hecho? Ella (la hija) se negó a matarlos.»

Mientras Kevin comprobó que su esposa le era infiel desde hacía seis meses al descubrir debajo de una alfombra una carta enviada  a Ginger  y unos billetes de tren que había utilizado para ir a verle, la norteamericana recurre a su padre, es decir el abuelo de los niños, quien viajará a Irak donde trabaja como contratista, para que le ayude a mantener económicamente a la gran familia.

Tanto una como otra son unas irresponsables y desconsideradas mamás. La primera por correr detrás de un internauta pelirrojo y dejar atrás a su extensa descendencia; la segunda, por someterse a un innecesario tratamiento de fertilidad y haberse negado a abortar selectivamente a algunos embriones.

A Kevin, un carpintero de 46 años, no le queda otra alternativa que continuar cuidando todavía a 13 hijos en una vivienda de protección oficial. Y al abuelito de los óctuples californianos, asumir el desafío de mantener a 14 criaturas.

Fuentes: AFP, The Sun y The Angeles Times.