20081228005259-mensaje-de-rene.jpg

De René, uno de los Cinco cubanos prisioneros del Imperio.

 

Queridos amigos que nos apoyan:

 

Se va otro año, y con él otro capítulo de la brutal injusticia contra nosotros y contra nuestras familias. Ha sido un año singularmente duro, marcado no solo por la última de las barbaridades jurídicas de este caso, sino por irreparables pérdidas que se añaden al precio que en lo personal hemos tenido que pagar, por el crimen de defender a un pequeño, noble y corajudo pueblo contra el terrorismo.

 

Sin embargo, frente a ello, terminamos este año imbuidos de un espíritu optimista. Ante la obcecación de nuestros captores, la solidaridad -que es decir todos ustedes- se ha multiplicado en calidad y en número. Atrás han quedado los días iniciales de mensajes esporádicos y voces aisladas. Hoy ustedes se han convertido en una marea humana que desde todo el mundo exige en plazas públicas, sindicatos, organizaciones sociales, parlamentos y sedes gubernamentales que se nos haga justicia.

Esa solidaridad nos abruma y nos hace sentir humildes. Lo que nunca lograrán nuestros victimarios con sus chantajes, su arrogancia, su desprecio por sus propias leyes y su cobarde abuso de fuerza, ya lo han logrado ustedes, con su noble simpatía y desinteresada solidaridad. Ante ustedes bajamos nuestras corazas, abrimos nuestros corazones, renunciamos a nuestra resistencia, ponemos a un lado nuestro espíritu de lucha, deponemos la altivez de sabernos por mucho moralmente superiores a quienes nos agraden, inclinamos modestamente nuestras frentes y decimos:

iMuchas gracias! Jamás dejaremos de ser dignos de ustedes.

Feliz Año Nuevo.