20080405035345-raul.jpg"Nunca puede faltar el espíritu de combate", dijo. Abel Prieto, ministro de Cultura, destacó la profundidad de los debates, que hicieron hincapié en la urgencia de continuar una batalla desde la cultura contra la banalidad y la superficialidad. Electo entre los vicepresidentes, el escritor y guionista de cine Senel Paz. (Leer: Soy un animal de las sombras, entrevista con Senel en: http://lateclaconcafe.blogia.com/temas/la-tecla-sin-cafeina.php )

En brevísimas palabras Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, elogió ayer el desempeño del VII Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), que concluyó en el Palacio de las Convenciones de la capital.

Fue un Congreso con mucha discusión, dijo y añadió que con la mayoría de esas opiniones estaba de acuerdo.

Agradeció en su nombre y en el de Fidel los cuadros regalados por el pintor pinareño Humberto Hernández y el del habanero Vicente Hernández, que le recordaron sus inicios en la lucha.

Confesó que conserva el espíritu de combate, que nunca puede faltar, independientemente de la edad que se tenga, como muchos de los intelectuales protagonistas de este foro.

Con anterioridad, Abel Prieto, ministro de Cultura, clausuró el VII Congreso, ocasión en la que destacó la profundidad de los debates, que hicieron hincapié en la urgencia de continuar una batalla desde la cultura contra la banalidad y la superficialidad.

Esta sesión se inició con la presentación al plenario de la presidencia de la UNEAC, encabezada por el poeta y narrador Miguel Barnet. Como vicepresidente primero fue electo el escultor José Villa Soberón,

Resultaron electos también como los cinco vicepresidentes, el escritor y guionista de cine Senel Paz, el crítico teatral Omar Valiño, el maestro Roberto Valera, la musicóloga Caridad Diez, y el realizador de televisión Rudy Mora.