20201108001003-lateclaconcafe-biden-y-kamala-harris.jpg


sábado, 07 de noviembre de 2020
6:16:05 pm

El candidato demócrata Joe Biden se convirtió este sábado en el presidente electo de Estados Unidos después de haber conquistado el estado clave de Pensilvania, indicaron las proyecciones de las cadenas CNN, CBS y NBC. 

Biden superó la cifra mágica de 270 compromisarios que necesitaba en el Colegio Electoral tras confirmarse que ganará en Pensilvania. 

Su compañera de fórmula, Kamala Harris, hizo historia al convertirse en la primera mujer elegida como vicepresidenta de EE.UU.

 

La proyección llegó después de casi cuatro días de agónica espera en Estados Unidos, mientras los estados contaban el récord de papeletas enviadas por correo en las elecciones con más participación de la historia del país. 

Las principales cadenas de televisión hicieron la proyección poco antes de las 11:30 de la costa este (16:30 GMT), cuando Biden amplió su ventaja en Pensilvania a más de 30 000 votos sobre el presidente estadounidense, Donald Trump. 

Poco antes, Trump había proclamado en Twitter que había ganado la reelección "por mucho", algo falso. 

Actualmente, Biden suma 284 delegados o 273, dependiendo de si se toma en cuenta Arizona o no, donde algunos medios no han proyectado todavía su victoria allí, lo que sí ralentizarse aún más. 

Trump se ha encomendado a las demandas que ha presentado en varios estados clave, pero es improbable que ninguna de ellas pueda invalidar los votos suficientes en ningún territorio. 

Con su triunfo, Biden, que cumplirá 78 años a finales de este mes, cumplió su ambición de décadas en su tercera candidatura a la Casa Blanca, convirtiéndose en la persona elegida presidente de mayor edad. Un pilar de Washington que fue elegido por primera vez en medio del escándalo de Watergate y que prefiere el consenso político al combate, Biden liderará una nación y un Partido Demócrata que se han vuelto mucho más ideológicos desde su llegada a la capital en 1973. 

Boris Johnson y otros líderes mundiales felicitan a Biden y a Harris 

El mundo acudió expectante los resultados de las elecciones en Estados Unidos entre Trump y Biden, uno de los comicios más reñidos de los últimos años. 

Tras conocerse que Joe Biden y Kamala Harris resultaron electos, líderes mundiales reaccionaron luego de conocer la noticia. 

"Felicitaciones a Joe Biden por su elección como presidente de Estados Unidos y a Kamala Harris en su histórico logro. Estados Unidos es nuestro más importante aliado y buscaremos trabajar de cerca en nuestras prioridades compartidas, desde cambio climático, comercio y seguridad". 

Así reaccionó a través de su cuenta de Twitter Boris Johnson, el primer ministro del Reino Unido tras conocerse que Joe Biden y Kamala Harris salieron electos como los próximos inquilinos de la Casa Blanca. 

 El presidente francés Emmanuel Macron fue de los primeros en reconocer el triunfo del candidato demócrata en las elecciones presidenciales de Estados Unidos el pasado 3 de noviembre. 

 

"Felicidades, @Joe Biden y @KamalaHarris. Nuestros dos países son amigos cercanos, socios y aliados. Compartimos una relación que es única en el escenario mundial. Realmente tengo muchas ganas de trabajar juntos y aprovechar eso con ustedes dos".

Estas fueron las palabras que utilizó Justin Trudeau a través de su cuenta de Twitter tras conocerse la noticia. 

"¡Mantuvimos la república! Felicitaciones a Joe Biden por su victoria por el alma de nuestro país. Felicitaciones a Kamala Harris por hacer historia. Es un momento para sanar y un momento para crecer juntos", trinó Nancy Pelosi, líder de los demócratas en la Cámara de Representantes de Estados Unidos. 

El primer ministro irlandés, Micheal Martin tuiteó: "Joe Biden ha sido un verdadero amigo de este país durante toda su vida y estoy deseando trabajar con él los próximos años", aseurando que también quiere "invitarle de vuelta a casa cuando las circunstancias lo permitan". 

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, ha expresado su deseo de reunirse con Biden "a la primera oportunidad posible" dado que la UE y Estados Unidos "son amigos y aliados". "A medida que el mundo cambia y surgen nuevos retos y oportunidades, nuestra renovada alianza será de particular importancia", ha subrayado. 

En este sentido ha indicado que la Comisión Europea está "dispuesta a intensificar la cooperación con la nueva Administración y el nuevo Congreso para para abordar los desafíos acuciantes a los que nos enfrentamos", entre los que ha resaltado la pandemia y el impacto económico y social de la misma, así como "reforzar nuestra seguridad común y reformar el sistema multilateral basado en reglas". 

La canciller alemana, Angela Merkel, ha deseado "suerte y éxito desde el fondo del corazón" a Biden y ha felicitado a Harris por el hito de ser la primera vicepresidenta. "Estoy deseando trabajar con el presidente Biden en el futuro. Nuestra amistad transatlántica es irremplazable si queremos superar los grandes desafíos de este tiempo", ha resaltado. 

A su vez, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, ha felicitado a los estadounidenses "por el récord de participación en las elecciones, una clara expresión de la voluntad popular", además de saludar la elección del nuevo presidente y "la primera vicepresidenta mujer de ese país". 

Biden se compromete a ser un presidente que busca la unidad en su discurso de triunfo

El demócrata Joe Biden derrotó el sábado al presidente Donald Trump para convertirse en el 46 ° presidente de Estados Unidos, posicionándose como un líder que “no busca dividir, sino unificar” a una nación asolada por una pandemia histórica y un confluencia de turbulencias económicas y sociales.

“Busqué esta oficina para restaurar el alma de Estados Unidos”, dijo Biden en un discurso de victoria en horario de máxima audiencia no lejos de su casa en Delaware, “y para hacer que Estados Unidos sea respetado en todo el mundo nuevamente y para unirnos aquí en casa”.

Su victoria se produjo después de más de tres días de incertidumbre mientras los funcionarios electorales resolvieron una oleada de votos por correo que retrasaron el procesamiento. Biden cruzó el umbral ganador de 270 votos del Colegio Electoral con una victoria en Pensilvania.

Trump se negó a ceder y amenazó con emprender acciones legales adicionales sobre el conteo de votos.

Biden, de 77 años, apostó su candidatura menos a una ideología política distintiva que a impulsar a una amplia coalición de votantes en torno a la noción de que Trump representaba una amenaza existencial para la democracia estadounidense. La estrategia resultó efectiva, lo que resultó en victorias fundamentales en Michigan y Wisconsin, así como en Pensilvania, que alguna vez fueron bastiones demócratas que se volcaron a Trump en 2016.

La victoria de Biden fue un repudio al liderazgo divisivo de Trump y el presidente electo ahora hereda una nación profundamente polarizada que lidia con cuestiones fundamentales de justicia racial y equidad económica mientras se enfrenta a un virus que ha matado a más de 236,000 estadounidenses y ha reformado las normas de la vida cotidiana. vida.

Kamala Harris hizo historia como la primera mujer negra en convertirse en vicepresidenta, un logro que llega cuando Estados Unidos se enfrenta a un ajuste de cuentas sobre la justicia racial. La senadora de California, que también es la primera persona de ascendencia del sur de Asia elegida a la vicepresidencia, se convertirá en la mujer de más alto rango que haya ocupado el gobierno, cuatro años después de que Trump derrotara a Hillary Clinton.

Harris presentó a Biden “como un presidente para todos los estadounidenses” que buscaría tender un puente sobre una nación dividida por el partidismo y asintió con la cabeza a la naturaleza histórica de su ascenso a la vicepresidencia.


“Sueñen con ambición, lideren con convicción y se vean a sí mismos de una manera que otros no puedan simplemente porque nunca lo han visto antes”, dijo Harris. “Eligieron la esperanza y la unidad, la decencia, la ciencia y, sí, la verdad… marcó el comienzo de un nuevo día para Estados Unidos”.

Biden estaba en camino de ganar el voto popular nacional por más de 4 millones, un margen que podría crecer a medida que se sigan contando las papeletas.

No obstante, Trump no se rendía.

Partiendo de la tradición democrática de larga data y señalando una transferencia de poder potencialmente turbulenta, emitió una declaración combativa diciendo que su campaña tomaría acciones legales no especificadas. Y siguió con un tuit grandilocuente y en mayúsculas en el que declaró falsamente: “GANÉ LAS ELECCIONES, OBTUVE 71.000.000 DE VOTOS LEGALES”. Tuiter inmediatamente lo marcó como engañoso.

Trump ha señalado demoras en el procesamiento de la votación en algunos estados para alegar sin evidencia que hubo fraude y argumentar que su rival estaba tratando de tomar el poder, un cargo extraordinario de un presidente en funciones que intenta sembrar dudas sobre un proceso democrático fundamental.

Trump es el primer presidente en ejercicio que pierde la reelección desde que el republicano George H.W. Bush en 1992.

Estaba jugando al golf en su club de campo de Virginia cuando perdió la carrera. Se quedó fuera durante horas, deteniéndose para felicitar a una novia cuando se fue, y su caravana regresó a la Casa Blanca con una cacofonía de gritos, burlas y gestos antipáticos con las manos.


En todo el país hubo fiestas y oración. En la ciudad de Nueva York, estallaron fiestas de barrio espontáneas. La gente salió corriendo de sus edificios, golpeando ollas. Bailaron y chocaron los cinco con extraños entre bocinazos. Entre los vítores más ruidosos se encontraban los que se hicieron por pasar a los camiones del Servicio Postal de EE.

La gente entró en Black Lives Matter Plaza cerca de la Casa Blanca, cerca de donde Trump había ordenado el despeje de los manifestantes en junio, agitando carteles y tomando fotos con teléfonos celulares. En Lansing, Michigan, los partidarios de Trump y los manifestantes Black Lives Matter llenaron los escalones del Capitolio. La letra de “Amazing Grace” comenzó a resonar entre la multitud, y los partidarios.

Las claves de la victoria: unos pocos votantes deciden la presidencia de un país bipolar

1. EEUU sigue polarizado.

Muchas cosas no han cambiado en 2020. A Biden le ha votado casi el 51% de estadounidenses, mientras que algo menos del 48% ha elegido a Donald Trump. Es un resultado en realidad muy similar, si acaso más centrifugado, al de hace cuatro años: entonces Clinton obtuvo el 48% y Trump el 46%. Esta estabilidad es significativa: el país sigue dividido por los mismos ejes, ahora y hace cuatro años.

Una forma de ver esa continuidad es fijarnos en el resultado condado a condado. En la enorme mayoría ha ganado el mismo partido que logró la victoria en 2016. Apenas 60 se han vuelto demócratas, y solo una veintena se han girado hacia los republicanos.

Muchas de las brechas que dividen al país siguen ahí: en el campo se ha votado por Trump y en las ciudades por Biden; los blancos han sido más republicanos, mientras afroamericanos y personas de origen hispano han repetido mayorías demócratas. Biden ha ganado entre los jóvenes y Trump entre los mayores; protestantes y católicos votan republicano y los ateos votan demócrata. Dentro de esa estabilidad hay algunas cosas que han cambiado, que son las que repasamos a continuación. 

2. Unos pocos Estados han decidido la presidencia 

Lo determinante para el resultado ha sido el giro de varios Estados, cuyos votos electorales servirán para sacar a Trump de la Casa Blanca. Biden será presidente porque han girado Wisconsin, Michigan y Pensilvania, que fueron los territorios del Medio Oeste que en 2016 le dieron la presidencia a su rival. También ha volteado el segundo distrito de Nebraska, y podrían hacerlo en Arizona y Georgia. Esos dos Estados del sur, tradicionalmente republicanos, giran hacía los demócratas gracias a sus cambios demográficos, como ya sucedió en años anteriores con Colorado, Nevada o Nuevo México. 

 

3. Los hombres dejan de aupar a Trump 

El candidato republicano ganó frente a Clinton con un margen considerable entre los hombres, de 11 puntos, mientras que ahora Trump y Biden prácticamente han empatado, según los datos de la encuesta a pie de urna del Edison College. Entre las mujeres, las cosas no han cambiado: se decantaron claramente por Clinton hace cuatro años y ahora han vuelto a hacerlo claramente por Biden.

4. Biden ha recuperado votos de población blanca, mientrasque Trump crece entre las minorías

En 2016 Trump ganó el voto blanco con 20 puntos sobre Clinton, pero en esta ocasión solo se ha impuesto por 15 sobre Biden. Pero la brecha sigue siendo mayor que en 2012 y 2008. Ese avance demócrata entre los blancos —que son dos tercios del total del electorado— compensa el de Trump entre afroamericanos, hispanos y asiáticos. 


5. El voto de clase ha regresado 

Hace cuatro años, Trump ganó entre las rentas medias y solo empató entre las más altas. Ahora ha sido al revés: Biden gana entre los más pobres y entre las rentas medias, para perder solo entre las superiores a 100.000 dólares. Una de las sorpresas hace cuatro años fue el éxito republicano entre blancos sin estudios universitarios y de rentas medias. Los datos de este año sugieren que entre el primer segmento el margen de Trump se ha reducido (de 37 a 29 puntos), y entre el segundo ha desaparecido directamente (de ganar por 3 puntos pasa a perder por 13). 

6. Los moderados y los independientes han decantado la elección 

Los electores que no se identifican como republicanos ni demócratas votaron más por Trump que por Clinton en 2016 (46% a 42%), pero ahora ha sido al revés: el 54% eligió a Biden y solo el 40% a Trump. Algo similar ocurre si nosfijamos en la ideología. Son las personas que se definen como “moderadas” las que más han cambiado su voto: hace cuatro años se repartían entre los dos candidatos, pero ahora ha votado el doble por Biden. 


La influencia de estos votantes pivotales ha sido probablemente desmedida en una elección definida por un hecho que transpira a estos datos: los estadounidenses siguen polarizados. El 84% de los conservadores han votado por Trump, más incluso de los que lo hicieron en 2016. Y el 89% de los autodefinidos como liberales (el equivalente a progresista en la jerga política estadounidense) han escogido a Biden, también más de los que lo hicieron hace cuatro años. Cada trinchera ha apoyado a su candidato, y por eso estas elecciones han vuelto a ser, cuatro años después, muy competidas. 

(Fuentes: El País/CNN, AP y The New York Times/Cubadebate)