viernes, 04 de septiembre de 2020
7:38:29 am 

Hasta el 30 de agosto y con el eslogan “Porque somos un país con sentimiento rumbero”, el Festival formó parte de las actividades del Ministerio de Cultura para el cierre del Verano.

Un coloquio internacional, conciertos, presentación de proyectos folclóricos y entrevistas a rumberos legendarios conformaron la XII edición del Festival Internacional Timbalaye “La ruta de la rumba”, en esta ocasión de forma virtual.

La cita de este 2020 se desarrolló con la colaboración del Consejo Nacional de Casas de Cultura, el de Patrimonio, el Instituto Cubano de la Música, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, la Asociación Hermanos Saíz y la Fundación Fernando Ortiz, entre otros.

Cada día desde las 3.00 p.m. y hasta las 5:00 p.m por el canal de YouTube del Ministerio de Cultura, y más de 120 páginas de Facebook, se pudo disfrutar del coloquio internacional que quedó inaugurado luego de las palabras de su presidente Ulises Mora, el mismo jueves 27.

Para esta edición, los organizadores privilegiaron la interacción con la comunidad, de ahí el proyecto “Viviendo en los Barrios”, en varios municipios de distintas provincias de la Isla. Se trata de una iniciativa que resalta las raíces que forjaron la identidad a partir del aporte al patrimonio rumbero, lo que sin duda estimula la memoria en las nuevas generaciones.

En reciente diálogo con la agencia Prensa Latina, Ulises Mora e Irma Castillo, presidente y vicepresidenta de Timbalaye, respectivamente, se refirieron a la necesidad de recurrir a nuevas estrategias de comunicación en el accidentado escenario creado por la propagación del nuevo coronavirus que obligó a implantar medidas de distanciamiento social para proteger a las personas.

No obstante, el programa del evento contempló una veintena de actividades con participación de agrupaciones portadoras y rumberas de Pinar del Río, La Habana, Mayabeque, Matanzas, Cienfuegos, Villa Clara, Camagüey y Santiago de Cuba y homenajes a prestigiosos grupos, rumberos y otras personalidades.

Por su parte, Castillo recordó que Timbalaye nació en 1999 al calor de la campaña internacional por la liberación de los cinco luchadores antiterroristas cubanos; y la importancia en el proceso de reconocimiento de la rumba como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en 2015.

La clausura del festival fue el domingo 30; desde Italia llegó “Una rumba por la esperanza”, para disfrutar de una lección de rumba y folclor cubano, a cargo de los coreógrafos Irma Castillo y Ulises Mora, con su escuela de bailes cubanos Clave de Son, con sede en Roma.

(Fuente: HR)