20200719110243-coronavirus-.jpg

 

domingo, 19 de julio de 2020
6:29:52 am 

Poco a poco, Cuba avanza hacia una nueva normalidad, en la que gradualmente se reactivan las actividades sociales y productivas, sin perder ni un segundo en el titánico empeño de continuar cerrando caminos a una enfermedad que en el mundo ha causado la muerte a más de 500 000 personas.

Dos mil cuatrocientos cuarenta y cuatro pacientes positivos a la COVID-19 se han confirmado en Cuba desde el pasado 11 de marzo. De ellos, apenas 111 mantienen fuente de infección desconocida y 168 se contagiaron en el extranjero, el resto son todos contactos de casos diagnosticados. 

 Tales cifras, más que simples dígitos evidencian el minucioso esfuerzo que se ha realizado en el país para aislar desde el primer momento a todas las personas diagnosticadas con la enfermedad y sus contactos, así como a cualquier sospechoso, manera de actuar que se ha convertido en un principio clave para cortar caminos a la transmisión.

Los datos corresponden al viernes 15 de julio, dados a conocer en la tarde de ese día por el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, durante la reunión del grupo temporal de trabajo para la prevención y control del nuevo coronavirus, encabezada por el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz.

Portal Miranda refirió que para la atención y vigilancia de la enfermedad se encontraban ingresadas entonces 1 085 personas, tanto en hospitales como en centros de aislamiento para contactos, viajeros o sospechosos de menor riesgo.

Como una importante herramienta de trabajo para tomar ventaja sobre la enfermedad desde los primeros momentos, definió también la pesquisa activa a la población, con la cual se ha llegado de manera sistemática en las últimas jornadas a más de tres millones de personas en las diferentes comunidades del país, una tercera parte de las cuales por lo general corresponde a adultos mayores.


En una jornada donde continuó como tendencia el procesamiento de más de tres mil muestras PCR, el titular de Salud Pública destacó, además, el comportamiento favorable del movimiento hospitalario. Ciento diecinueve fueron los ingresos asociados a la enfermedad y 158 las altas concedidas, 15 de ellas se corresponden con pacientes recuperados de la COVID-19, en ambos casos las mayores cifras se concentran en la capital, especificó.

Esto hace —puntualizó— que sean 55 los casos que permanecen activos en el país, lo cual representa el 2,25% del total de diagnosticados, y se acumulan 2 300 personas recuperadas.

Sobre los 47 eventos de transmisión local abiertos hasta la fecha, precisó que solo permanecen activos tres, todos en la provincia de La Habana: dos son en el municipio de Centro Habana, en los consejos populares Los Sitios y Colón y el otro se ubica en el municipio de Cerro, en el consejo popular Pilar-Atarés. En ninguno de ellos se reportaron nuevos casos durante la pasada jornada, aseguró, en tanto se continúa el estricto seguimiento y control de foco en los municipios Cotorro, Cuatro Caminos, Diez de Octubre y Habana del Este.

Asociado a ello, el gobernador de La Habana, Reinaldo García Zapata, acotó que en dichos eventos se continúa trabajando de manera reforzada, teniendo en cuenta las medidas que garanticen mantener en ellos la situación bajo control y por tanto una estabilidad en el cumplimiento de ese indicador sanitario, determinante también para el cambio de fase en la provincia.


De manera intencionada —aseveró— se atiende además el comportamiento de los otros cuatro indicadores sanitarios estipulados por el Ministerio de Salud Pública, cuya evolución permitirá avanzar en las fases de la recuperación en la capital. En los últimos 15 días, explicó, la tasa de incidencia es de 3,93 por cada 100 000 habitantes; el índice reproductivo es de 0,64; los casos activos suman 52 y apenas son cuatro los positivos con fuente de infección sin demostrar.

Durante el referido intercambio, donde también participó el vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa,  rindieron cuenta, además, las autoridades de los consejos de defensa de Villa Clara, Sancti Spíritus y Cienfuegos, provincias que mantienen una estabilidad en la situación epidemiológica y ultiman detalles para iniciar, el próximo lunes 20 de julio, su tránsito gradual por la tercera fase de la etapa de recuperación.


En dichos territorios, paulatinamente se continúan retomando las actividades habituales, al tiempo que se han ido ampliando servicios como las atenciones hospitalarias, la gastronomía, el transporte, el comercio, los trámites notariales y el turismo. A la par, coincidieron en destacar los tres gobernadores, se sigue prestando especial atención a las labores de pesquisaje a la población, la preparación del curso escolar y la producción de alimentos.

Y así, poco a poco, Cuba avanza hacia una nueva normalidad, en la que gradualmente se reactivan las actividades sociales y productivas, sin perder ni un segundo en el titánico empeño de continuar cerrando caminos a una enfermedad que en el mundo ha causado la muerte a más de 500 000 personas.

(Fuente: Granma)