20200308110759-gobierno-cubano-evalua-medidas-para-enfrentar-al-covid-19-reunion-habana-coronavirus-04-580x435.jpg


domingo, 08 de marzo de 2020
6:46:25 am

  • En Cuba no existe ningún caso confirmado con el nuevo coronavirus.
  • Cuba tiene previsto hasta el más mínimo detalle para enfrentar el posible impacto del Coronavirus.
  • Prevención y control, estrategia nacional para estar debida y oportunamente preparados.
  • Es una necesidad que el pueblo lo asuma como suyo, es una fortaleza que debemos potenciar en provincias, territorios y localidades. 

 

El Gobierno cubano tiene bien definida las estrategias para contener el riesgo de introducción y diseminación del COVID-19 en el país.

Como parte de ellas, en la mañana de este viernes el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, y el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, encabezaron en la provincia de Villa Clara la primera de las tres reuniones territoriales que se realizarán en la Isla para evaluar estos temas y aclarar cualquier inquietud que se pueda suscitar al respecto.

Villa Clara: «Desechar la incertidumbre y lograr la participación ciudadana»

 

«En Cuba no hay coronavirus. No se trata de provocar alarma ni provocar pánico, es hacer todo en lo organizativo para estar debidamente preparados. Hay que desechar la incertidumbre y lograr la participación ciudadana».

Ese fue el llamado del presidente cubano, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al término de la primera reunión territorial para enfrentar el coronavirus (COVID-19), efectuada en Villa Clara, con la participación de las provincias centrales desde Matanzas hasta Ciego de Ávila.

El mandatario cubano enfatizó en la importancia de trabajar con inteligencia, responsabilidad y con un seguimiento permanente ante el peligro potencial de la enfermedad: «Precisar bien los detalles y saber cómo interactuar ante cada escenario. Trabajar con el concepto de agilidad y precisión para así lograr eficiencia», ratificó.

La reunión territorial, primera de su tipo tras el acuerdo adoptado por el Consejo de Ministros, fue conducida por el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, quien también insistió en la importancia de que, en cada territorio, sean actualizados de manera permanente los planes de prevención y control del coronavirus.

Marrero Cruz pidió priorizar aquellos lugares más vulnerables, tales como aeropuertos; existen cuatro internacionales en el centro de Cuba: el «Juan Gualberto Gómez», en Varadero; el «Abel Santamaría», en Villa Clara; el «Jaime González», en Cienfuegos, y el situado en Cayo Coco, provincia de Ciego de Ávila; las marinas y puertos, así como las casas de alojamiento particulares, que en el país hay unas 26 000, y las llamadas paladares.

El ministro de Salud, Dr. José Ángel Portal Miranda, dio una detallada explicación del plan actualizado de prevención y control de la peligrosa enfermedad, a partir del contexto actual, tanto internacional, donde el coronavirus ha cobrado hasta el momento más de 3000 muertes, como el nuestro, sin ningún caso confirmado, pues los ocho sospechosos dieron negativo al COVID-19.

 

Mencionó las acciones previstas en las distintas etapas, y solicitó incrementar la vigilancia epidemiológica y el seguimiento a los grupos de mayor riesgo. A partir de ahora los estudios virológicos, además del IPK, se realizarán también en el Laboratorio de Medicina Nuclear de Villa Clara.

 

 

Fueron habilitados los siguientes centros de aislamiento para las provincias centrales: 180 camas en el hospital «Antonio José de Sucre», en Jagüey Grande, Matanzas; Perla Azúcar, en Cienfuegos, con 60 camas; el «Faustino Pérez», en Sancti Spíritus, con 50 camas, y el hospital psiquiátrico de Ciego de Ávila, con 80.

Por indicación del General de Ejército Raúl Castro, se determinó utilizar siete hospitales militares, que en el caso del centro del país, corresponden al «Dr. Mario Muñoz Monroy», para Matanzas y Cienfuegos, con 180 camas; el «Comandante Manuel Fajardo Rivero», para Villa Clara y Sancti Spíritus, con 120; y el «Dr. Octavio de la Concepción y de la Pedraja», para Camagüey y Ciego de Ávila.

En la labor preventiva, además del personal de Salud, participará la sociedad en su conjunto a través de las audiencias sanitarias que se harán en centros de trabajo, barrios y comunidades, por intermedio de las organizaciones de masas: CDR, FMC y CTC.


Está previsto elaborar por la industria nacional un millón de nasobucos, pero se pueden y deben hacerse en casa, pues constituyen una barrera física contra la enfermedad. Se recomendó fortalecer las medidas de higiene, sobre todo, el lavado de las manos y el uso del hipoclorito de sodio al 1 %, efectivo contra el germen.

Cada provincia evaluará diariamente la evolución del plan de prevención y control del coronavirus, y el país lo hará con igual sistematicidad.

Participaron los primeros secretarios de las cinco provincias centrales, gobernadores, directores provinciales de Salud, presidentes de las asambleas municipales del Poder Popular e intendentes, y los directores de Salud de los 52 municipios convocados.

También, el primer vicepresidente del Consejo de Ministros, Dr. Roberto Morales Ojeda; Víctor Gaute López, miembro del secretariado del Comité Central del Partido y jefe de su Departamento Ideológico, y el general de Cuerpo de Ejército Joaquín Quintas Solá, viceministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, entre otros jefes de las FAR y el Minint.

La Habana: Una tarea gigantesca que requiere de la responsabilidad y la capacitación de todos

La presencia del virus en más de 80 países, y que una decena de estos sea en la región de las Américas, indica la amenaza que representa el COVID-19 y el riesgo de introducción al país si no trabajamos con la eficiencia, dijo el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, este 6 de febrero en la capital cubana.

En la reunión territorial del occidente del país para la prevención y enfrentamiento al COVID-19, que sesionó hoy en el Consejo de Estado con la presencia de 298 participantes de las provincias de Pinar del Río, Artemisa, Mayabeque, La Habana y el municipio especial Isla de la Juventud, aseguró:

“El amplio grupo de medidas que hemos adoptado no es para generar alarmas, sino para estar oportuna y debidamente preparados con el propósito de prevenir y enfrentar esta situación”.

Si bien no se han confirmado casos positivos al COVID-19 en el país hasta el momento, se trata de preparar la cadena de dirección de este Plan a todos los niveles y dónde los territorios jugarían un rol esencial, dijo el mandatario cubano.

Díaz-Canel convocó a los primeros secretarios del Partido en estas provincias y sus 49 municipios, a los gobernadores, directores provinciales y municipales de salud, jefes de la región militar y delegados del Minint, así como a los presidentes de las asambleas municipales del Poder Popular, intendentes y directivos de logística y servicios médicos del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, entre otros a “trabajar con seriedad e inteligencia”.


Dijo que es importante mantenerse actualizados e informados, ir al detalle, sobre todo de tener claro los organigramas de procesos y protocolos para cada uno de los escenarios, que están bien concebido y permiten estar preparados si se conocen con precisión.

“Hay que trabajar con agilidad para lograr la eficiencia en la consecución de los objetivos previstos en este Plan y mantener un control sistemático de las acciones que realizamos e implementamos”, señaló el presidente.

Esta es una tarea gigantesca que requiere de la responsabilidad de todos, reiteró.

Díaz-Canel insistió en la necesidad de que  la población conozca qué hay un plan y se trabaja intensamente en su cumplimiento. “Debemos desechar las incertidumbres. Diremos en tiempo, oportunamente y con claridad en qué momento estamos y cualquier información sobre este tema”, dijo.

Según comentó el mandatario cubano, esta estrategia nos tiene que ayudar a preparar a la población, a que las personas acudan al médico ante cualquier síntoma, no oculten si se sienten mal y estén también preparadas para actuar. Solo serán efectivas todas estas medidas si la población participa, insistió.

En cada territorio es necesario puntualizar, implementar y controlar estas acciones y exigir la capacitación de todo el personal de la salud, de los trabajadores y la población en general con calidad.

“Hay que cumplir estas medidas sin dejar de cumplir con el resto de las actividades previstas en la vida económica y social del país. Podemos asegurarle a la población que puede esperar del Gobierno y Estado cubano la respuesta adecuada. Como país, como Revolución, podemos enfrentar este desafío juntos”, concluyó.

La participación popular y de los organismos en el control de todas las acciones del Plan de prevención y control del COVID-19 son elementos esenciales, subrayó el doctor José Ángel Portal Miranda, ministro de Salud Pública al presentar los principales puntos de esta estrategia en la reunión territorial.

Al referirse a la apreciación de la situación mundial con respecto al COVID-19, dijo que hasta este 5 de marzo se reportaban en el mundo 98 171 casos con 3 385 fallecidos para un 3,45% de letalidad. “De ahí la importancia para el país de la preparación para la contención del virus y evitar su entrada y diseminación en el territorio nacional”.

Precisó el titular que más de 80 países en el mundo además de China tienen casos de COVID-19, siendo Corea del Sur, Italia, Irán Francia, Alemania, Japón, España y Estados Unidos algunos de los que mayor número de personas han reportado. En la región de las Américas,  el virus ya ha sido notificado en Estados Unidos Canadá, Ecuador, Brasil, México Chile, República Dominicana, Argentina y recientemente Perú.

El doctor Portal Miranda señaló que ante este escenario el Plan para la Prevención y Control del nuevo coronavirus —que es una actualización del aprobado por el Consejo de Ministros en el pasado mes de enero— busca minimizar el riesgo de introducción del virus al país y su diseminación en el territorio nacional y disminuir así también los efectos negativos de una epidemia sobre la salud y el impacto económico que pudiese tener.

Otras medidas, sostuvo, están enfocadas en extremar las medidas de control sanitario internacional en los puntos de entrada del territorio nacional, garantizando información anticipada de los viajeros para lograr identificar oportunamente algún caso; asegurar las condiciones de los locales de aislamiento en los puntos de entrada para casos sospechosos que puedan aparecer y reforzar la vigilancia epidemiológica de los becarios extranjeros vacacionistas o de nuevos ingresos, sobre todo procedentes de países con riesgo de transmisión.

Portal Miranda señaló que el plan establece el incremento de la vigilancia epidemiológica en la etapa actual en todo el país así como el control de foco de casos sospechosos y la vigilancia de las infecciones respiratorias agudas (IRA) por el médico y la enfermera de la familia y del grupo básico de trabajo.

“El sistema de vigilancia de enfermedades respiratorias reporta que estas se han comportado por debajo de años anteriores, el país se encuentra en zona de éxito, escenario que permite orientar las acciones hacia una vigilancia específica”.

Entre las acciones del plan, el titular mencionó además el control de foco por personal especializado de modo inmediato, prestar seguimiento diferenciado a  la presencia de síntomas respiratorios en pacientes de instituciones sociales del Sistema Nacional de Salud, como Hogares de Ancianos, casas de abuelos, centros médicos psicopedagógicos, hogares maternos entre otros.

“Se decidió extender el diagnóstico virológico a otros centros del país y en el caso de occidente será realizado en Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí”, dijo.

 

El doctor Portal Miranda afirmó que ya han sido designadas las instituciones que se dispondrán para el aislamiento oportuno de casos sospechosos o positivos. Los servicios de salud están preparados para ante la presencia de pacientes con  síntomas respiratorios  conducir a estos por el sistema de salud.

Señaló que se mantienen activados en los territorios los grupos de expertos para el manejo de los posibles casos graves.

“Capacitar a los profesionales, trabajadores, estudiantes del sector de la salud, organismos implicados y población en general, en un proceso continuo y escalonado sin perder de vista las experiencias positivas de los países en transmisión”, es un elemento esencial, precisó el titular del sector.


El Plan también incluye entre sus componentes el diseñar y ejecutar tareas de investigación e innovación para desarrollar nuevos conocimientos y productos. Biocubafarma trabaja en el proyecto de desarrollo de un antiviral cubano, el CIGB 210, precisó, así como de un candidato vacunal para someterlo a la consideración de China y de tiras rápidas para el diagnóstico.

Asimismo, Portal Miranda explicó que entre las acciones a desarrollar se encuentra la preparación a colaboradores de la salud de las brigadas médicas en el exterior y el brindar una información oportuna y sistemática a la población sobre la situación epidemiológica, insistiendo en el autocuidado y la responsabilidad de las medidas que se orienten.

Sobre el rol a desempeñar en escenarios como los laborales, el ministro refirió la importancia de la preparación del personal, la identificación de trabajadores con síntomas respiratorios garantizando su aislamiento y la aplicación de medidas de desinfección, para lo que hay disponibilidad de medios de aseo e hipoclorito de sodio.

Portal Miranda llamó la atención sobre acciones contempladas en el plan en las que intervienen  otros organismos de la administración central del Estado como el Ministerio de Transporte, quien tendría a su cargo la desinfección constante de las terminales de ómnibus así como medios de transporte automotor y trenes.

En el caso del Ministerio del Turismo insistió en la necesidad de realizar una vigilancia estrecha para identificar en las instituciones de manera temprana algún caso sospechoso e informarlo a las autoridades de salud.

No menos importante, dijo, es la capacitación de los trabajadores por cuenta propia vinculados a la atención de personas ya sea en establecimientos gastronómicos o de renta de casas, un aspecto donde debe apoyar el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, institución que trabaja además en un decreto ley para el tratamiento salarial de los posibles enfermos.

El primer ministro Manuel Marrero insistió en que todas estas medidas sean llevadas a cada territorio adecuándolas a sus particularidades.

“Hoy hay más de 26 000 casas de renta particulares en el país y en la región occidental destacan zonas como La Habana o Viñales en Pinar del Río, con gran afluencia de turistas. Es importante comprobar la calidad de la preparación a los diferentes niveles”, dijo.

“La vigilancia, limpieza e higiene, unido a la disciplina, el control, la exigencia constante, son prioridades para ganar esta batalla”, aseguró.

En ese sentido, el doctor Roberto Morales Ojeda, miembro del Buró Político del PCC y viceprimer ministro, destacó que juegan un rol esencial las audiencias sanitarias en las comunidades y que el plan es una sombrilla que debe adecuarse a cada territorio.

Este conjunto de acciones, dijo, demuestran que tenemos capacidades instaladas para enfrentar esta y otras complejidades epidemiológicas o de naturaleza distinta en el país.

Asimismo, llamó a no bajar la guardia con batallas prácticamente ganadas como el control de las arbovirosis, que muestra un comportamiento favorable, lo cual hace menos complejo el escenario epidemiológico del país.

Holguín: estudiar el Plan, hacerlo suyo, prepararse y compartirlo en la base

Con el intenso esfuerzo que se ha realizado en estos días de la semana hemos logrado un primer momento de preparación de todos los dirigentes involucrados con la implementación del Plan de Prevención y Control del COVID-19, aseguró el presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al realizar en la mañana de este sábado, en Holguín, las conclusiones de la tercera y última reunión regional que, para analizar este importante asunto, iniciaron el pasado viernes en el centro y occidente del país.

Ahora resulta vital —acentuó— no quedarnos con la explicación que aquí se ha ofrecido; hay que estudiar el Plan, prepararse y compartirlo con los colectivos laborales en la base, en los diferentes municipios y provincias. De nosotros —dijo refiriéndose a los dirigentes presentes en la reunión— es la principal responsabilidad de que se implemente con su adecuada dimensión y eficiencia.

“Regresen a sus territorios y trabajen en la puntualización e implementación de todas estas acciones”, insistió. Asociado a ello, destacó la importancia de modelar situaciones particulares que pudieran suceder en diferentes localidades y hacer las propuestas para responder a cada una de ellas; “desde ahora hay que ir desarrollando ese pensamiento”.

También consideró vital la participación popular, que la población esté alerta y constantemente informada. El pueblo tiene que conocer —subrayó— que el país está preparado y adopta las medidas necesarias ante la amenaza del nuevo coronavirus; su participación y comprensión son vitales en esta batalla.

Reiteró que hasta el momento continúan sin manifestarse casos en el país, pero “cuando haya lo vamos a decir”, con información veraz, oportuna y clave; “que la gente esté segura de la información que estamos proporcionando, cómo actuamos y por qué lo hacemos”.

Con inteligencia debe ser el trabajo cotidiano —destacó— pues las variantes que ya se han previsto tendrán que irse enriqueciendo con la realidad de cada día. La información oportuna —valoró— nos va a dar dónde hay un caso o en qué lugar puede existir un foco. Vigilancia, detección, información y comunicación son acciones claves, afirmó.

De ahí su insistencia para trabajar con mucho detalle cada una de las acciones; “este no es un plan de consigna, es un plan realista, para ejecutarlo con toda convicción”, valoró. Y para que exista eficiencia en todo lo que nos hemos propuesto —evaluó— además del control sistemático sobre el Plan, requerimos de constante claridad en los modos de actuación para los posibles escenarios. Todo eso hay que tenerlo diseñado, precisado y bien puntualizado, insistió.

Se refirió igualmente a la aplicación informática que ha puesto a disposición de todos el Ministerio de Salud Pública, de fácil descarga y donde se recogen elementos esenciales sobre lo que hace falta para el enfrentamiento al nuevo coronavirus, con información actualizada, medidas, recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y todo ello puede servir como referencia y consulta.

 

Especial énfasis hizo también el jefe de Estado en la importancia de seguir de cerca en la base con qué calidad se desarrollan las capacitaciones del personal especializado. “Si creemos que la gente está capacitada y no es así, entonces empiezan a suceder fracturas en la implementación del Plan”, reflexionó.

En su intervención el mandatario reconoció de manera particular las contribuciones hechas por China en la contención de esta epidemia y el aporte que ha hecho con sus investigaciones, todo ello en medio del enfrentamiento a la campaña de desprestigio que se ha intentado con esa nación. Ellos han trabajado con alto sentido de responsabilidad, no solo para con su país, sino también para con la humanidad.

A nuestro pueblo —dijo— ratificamos que puede esperar una respuesta adecuada, oportuna y eficiente, entre otras cosas porque también él va a formar parte de esta estrategia y de su implementación.

Con similar composición a las dos reuniones que antecedieron a esta, y unos 290 participantes, entre ellos los máximos dirigentes del Partido y el Gobierno de las seis provincias de la región central y los 67 municipios que las conforman, el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, informó sobre las principales acciones contenidas en el Plan actualizado para la prevención y control del COVID-19, que hasta el momento ha causado un cifra superior a los 98 mil casos y provocado la muerte a más de tres mil personas, estadísticas que varían a una gran velocidad.

Tras realizar una breve actualización sobre el comportamiento de la enfermedad a nivel mundial y regional así como las acciones que se han realizado en Cuba ante la sospecha de algunos casos, Portal Miranda explicó que como concepto de trabajo en el país se mantiene un sistema informativo diario, a partir del monitoreo de la situación internacional, que permite disponer de información actualizada para lograr mayor agilidad en la toma de decisiones.

De manera general comentó que los objetivos diseñados en el Plan dan respuesta a los principales escenarios a los cuales podríamos tener que enfrentarnos y en cada una de las acciones previstas se ha concebido la participación de los diferentes organismos.

Como ya se ha señalado —dijo— en esencia el Plan está encaminado a contener, tanto como sea posible, el riesgo de introducción y diseminación del nuevo coronavirus en el territorio nacional y disminuir los efectos negativos que pudiera ocasionar una epidemia en la salud de la población y su consecuente impacto en la esfera económica-social del país.


Insistió en la prioridad que se debe otorgar al cumplimiento de las medidas de control sanitario en frontera, lo cual adquiere una importancia vital para contener la entrada del virus a la Isla. Asociado a ello —refirió— se vuelve fundamental el seguimiento que se haga de turistas o viajeros que arriben al territorio nacional procedentes de los principales países afectados.

Asimismo, acentuó la importancia que se debe conceder a las acciones de vigilancia epidemiológica, las cuales resultan claves desde el mismo inicio del Plan, y deben ser reforzadas constantemente pues de ellas depende que podamos identificar y aislar con prontitud cualquier caso que se pueda presentar.

Entre otros elementos detalló las maneras de hacer ante la detección de casos, en dependencia del lugar donde sucedan; cómo se ha previsto organizar la atención médica desde la base, donde desempeñan un papel esencial el médico y la enfermera de la familia, así como el grupo básico de trabajo; y cuál sería el funcionamiento de los centros de aislamiento y hospitales con atención intensiva.

En particular sobre el proceso de capacitación, el cual calificó de vital, dijo que será continuo y escalonado, y en él se incluyen no solo trabajadores de la salud, además estudiantes de Ciencias Médicas y diferentes segmentos de la población. “Lo importante no es pasar los cursos por pasarlos, sino que se adquieran los conocimientos y con ello se contribuya a minimizar riesgos y sus posibles daños”, valoró.

Debe ser una práctica constante —afirmó— informar oportuna y sistemáticamente a la población sobre la situación epidemiológica, los riesgos para el país y las acciones que se vayan planificando por parte del Ministerio de Salud Pública; con ello lograremos transmitir seguridad y confianza. Resulta clave —consideró— evitar cualquier tipo de improvisación en las acciones y así minimizar estados de alarma innecesarios en la población cubana sobre el COVID-19.

Durante su intervención el Ministro de Salud Pública particularizó también en las medidas específicas que deben ser de obligatorio cumplimiento por los diferentes ministerios y organismos de la administración central del Estado. Entre ellas destacó la preparación de transportistas para cumplir con las acciones diseñadas, como parte de las cuales tienen la responsabilidad de desinfectar constantemente ómnibus, trenes, terminales y cualquier otro escenario de alta concentración de pasajeros. 

 

De igual manera, reiteró el principio de evitar que niños con síntomas respiratorios estén en las escuelas y en el caso de los que se ausenten conocer las causas por las cuales lo hacen; “reforzar las medidas higiénico sanitarias en los centros educacionales resulta también de vital importancia”.

Por su parte, el viceprimer ministro, Roberto Morales Ojeda, comentó sobre la alta transmisibilidad y la elevada letalidad de la enfermedad que, dada su incidencia ya en la región tenemos que estar preparados para enfrentar. Involucrar a todos en el cumplimiento del Plan es esencial, “que el pueblo lo haga suyo”, que participe, insistió.

La práctica del uso del nasobuco tiene que llegar para quedarse —subrayó— que la población y todas las personas que puedan se sumen a su elaboración para ampliar esa barrera física que impide la transmisión, no solo del COVID-19, sino también de otros virus.

El primer ministro, Manuel Marrero Cruz, precisó que es a las autoridades de Gobierno, en primer lugar, a quienes corresponde dominar todos los detalles y estar preparados para adoptar decisiones. Especial atención –reiteró– se debe prestar a los lugares de riesgo más elevado y reforzar la vigilancia en aeropuertos, puertos y marinas internacionales.

Vigilancia, pesquisa e higiene, unidos a la exigencia constante sobre el cumplimiento de lo que se ha diseñado —enfatizó— constituyen elementos fundamentales para ganar esta batalla. 



 

¿Dónde encontrar información fiable sobre Covid-19?

Otros sitios:

Web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU.: https://www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/index-sp.html

Web del operador aeroportuario AENA, si piensa viajar a una zona infectada, quiere saber si existe alguna incidencia con su vuelo, y si debe tomar medidas especiales: http://aena.mobi/m/es/inicio.html

(Fuentes: vanguardia/cubadebate/Granma/ Narciso Fernánez Ramírez/ Yaima Puig Meneses/ Germán Veloz Placencia)