20190727074735-dc-twitter.jpg


sábado, 27 de julio de 2019
2:33:52 a.m. 

Los aportes del cardenal Jaime Ortega, quien falleció en las primeras horas de este viernes 26 de julio, al diálogo entre el Estado cubano y la Iglesia Católica, fueron reconocidos por Miguel Díaz-Canel Bermúdez, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. 

Nuestras condolencias por el fallecimiento del Cardenal Jaime Ortega. Es innegable su aporte al fortalecimiento de las relaciones entre la Iglesia Católica Romana y el Estado cubano, dijo el mandatario en la red social Twitter.

Varias autoridades cubanas y representantes de organizaciones religiosas y la sociedad civil de la Isla han hecho públicas también sus condolencias y mensajes de reconocimiento al presbítero cubano.

El Cardenal Ortega Alamino tenía 82 años. Su incansable trabajo pastoral y su amor a Cuba le llevaron a fortalecer decisivamente las relaciones entre la Iglesia Católica Romana y el Estado.

          

Asimismo, su vocación sacerdotal, su formación académica y sensibilidad humana le permitió acceder a la más alta dignidad eclesiástica.

Funerales de Jaime Ortega, líder de la iglesia católica cubana

Decenas de fieles acudieron este viernes a las primeras misas funerarias por la muerte del cardenal Jaime Ortega, la máxima autoridad de la Iglesia Católica en Cuba, cuyo cuerpo yace expuesto en la Catedral de La Habana hasta que concluyan los ritos funerarios el próximo domingo.

Hasta ese día se celebrarán un total de once misas de cuerpo presente en la Catedral —que fue su parroquia— para despedir a la figura más decisiva en las relaciones entre el Gobierno cubano y la Iglesia Católica en el último medio siglo.

 

Los prelados de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba (COCC) invitaron a orar por el que fue presidente de esta entidad entre 1988 y 1999, y destacaron sus "muchos talentos humanos y cristianos" que "puso al servicio de la Iglesia y de la evangelización", según un comunicado.


 

"Es conocido cómo su fe en Jesucristo, el amor a la Iglesia y a Cuba llevó al Cardenal Jaime a asumir desafíos y tomar posturas, personales y eclesiales, procurando el bien de la Iglesia y de su pueblo", expresaron los obispos de la COCC.


Fue durante casi 35 años arzobispo de La Habana hasta que en 2016, cuando ya padecía un cáncer en fase terminal según se reveló más tarde, cedió el puesto al hasta entonces arzobispo de Camagüey (centro), Juan de la Caridad García.

   


 "El recuerdo de Jaime, en el afecto fraterno y en el legado de su testimonio cristiano y sacerdotal, será inspiración y ejemplo para nuestra acción pastoral", concluye el comunicado de los obispos cubanos.


(Fuentes: Cubadebate/EFE/ ACN/PL)