20180706145212-opt-celestes-y-les-bleus.jpg


viernes, 06 de julio de 2018
8:49:13 a.m.
 

Los rivales de este viernes en Nizhny Nóvgorod se enfrentaron varias veces en el siglo XXI y el resultado más común fue el 0 a 0. 

La primera vez que se enfrentaron los Celestes y les Bleus, convirtieron Pedro Petrone, Héctor Scarone y Ángel Romano; la última, Luis Suárez.

Los nombre reflejan la tradición del partido y los vínculos entre ambos en las canchas de fútbol. Aquel inicial se disputó el 1° de junio de 1924 en el estadio de Colombes por los Juegos Olímpicos de París. Los franceses eran los organizadores y los uruguayos terminaron siendo los grandes protagonistas de aquel torneo.

  

De hecho, el triunfo del equipo celeste por 5 a 1 determinó su definitiva consagración ante el público parisino, que pese a la derrota de los suyos aplaudió a los uruguayos hasta que las manos dolieron.

Dos veces Petrone, dos Scarone y una Romano marcaron los goles. Resultó el primero de los ocho enfrentamientos entre ambas selecciones, aunque con una curiosidad: la mayor parte se registró en el siglo XXI. Uruguay ganó tres, Francia uno y el resto terminó en empate.

El segundo encuentro fue el 15 de julio de 1966, por el grupo 1 del Mundial de Inglaterra. Debía jugarse en Wembley, sede de la serie, pero ese día hubo carreras de galgos en el legendario estadio. Al parecer, los perros eran más importantes de la Copa del Mundo... Se pasó entonces a White City, que había sido el escenario central de los Juegos Olímpicos de 1908.

Aquel día Francia se puso en ventaja a los 15 minutos, con un gol de penal del argentino nacionalizado Héctor De Burgoing. Uruguay lo dio vuelta en apenas cinco minutos: a los 26 convirtió Pedro Rocha y a los 31 Julio César Cortés. Ese triunfo prácticamente clasificó a los celestes a los cuartos de final, pues habían empatado en el debut ante Inglaterra.

El tercer enfrentamiento marcó el único triunfo francés. Fue por la Copa Artemio Franchi, que entonces se ponía en juego entre los campeones de América y Europa. Tuvo lugar el 21 de agosto de 1985 en el Parque de los Príncipes, el estadio del PSG. Francia contaba con un extraordinario equipo, conducido por Michel Platini, y su fútbol marcó una diferencia mayor al resultado, 2 a 0, con goles de Dominique Rocheteau y José Touré.


Esa vez viajaron desde Montevideo más dirigentes que jugadores, un hecho que no pasó inadvertido y señalaba los nuevos tiempos de los seleccionados uruguayos, con mayoría de jugadores con militancia en clubes extranjeros.

Y hasta 2002 los rivales no volvieron a verse la cara. Fue el 6 de junio en el Asiad Main Stadium de Busan, por la Copa del Mundo de Corea-Japón. Los dos habían perdido en el debut, por lo cual trataron de no dar ventajas. A los 25 minutos, el delantero francés Thierry Henry le metió una dura plancha a Marcelo Romero que le significó la expulsión. La ventaja numérica no terminó de soltar al equipo uruguayo, que recién al final mandó un par de ofensivas a fondo. Insuficientes para cambiar el cero a cero.

El siguiente encuentro fue un amistoso el 19 de noviembre de 2008, en el Stade de France de Saint Dennis, escenario central del Mundial 98. Óscar Tabárez ya dirigía a los celestes y citó para entonces a un tal Álvaro Pereira, que luego se convertiría en un habitual de las convocatorias. Entre otros, jugaron además Diego Godín, Cristian Rodríguez, Luis Suárez y Edinson Cavani, actuales mundialistas celestes. Eso sí, del partido quedó poco más para recordar, porque terminó nuevamente sin goles.

También 0-0 fue el choque del 11 de junio de 2010 en el Green Point de Ciudad del Cabo, estreno del Mundial de Sudáfrica. Un encuentro parejo que se volvió cuesta arriba tras la expulsión de Nicolás Lodeiro en los minutos finales. Pero se salvó el debut, preludio de una gran campaña.

El 15 de agosto de 2012, en el Estadio Océane de Le Havre, otro amistoso que concluyó cero a cero.

El último fue el 5 de junio de 2013 en el Estadio Centenario, otro amistoso. Ganó Uruguay con un gol de Luis Suárez. Curiosamente, ese día Luis no fue titular, pues estaba suspendido para el siguiente partido, con Venezuela por las eliminatorias y Tabárez probó otra formación en ataque. De los franceses que jugarían hoy, solo el delantero Olivier Giroud estuvo esa vez en la cancha.

(Fuente: ovaciondigital)