20180622152007-japon-v-colombia980x554-mundodeportivo-web.jpg


martes, 19 de junio de 2018
3:49:19 p.m. 

Con goles de Kagawa, desde los once metros, y de Osako, a la salida de un corner, Japón se subió al carro de las sorpresas del Mundial y venció este martes a Colombia, el favorito del Grupo H, por un ajustado 1-2.

 El duelo estuvo signado por una jugada clave que marcó el desarrollo del envite: en el minuto 3, penalti a favor de Japón y expulsión de la Roca Sánchez, dejando a Colombia con diez hombres durante 87 minutos del duelo. Fue clave y un lastre para los cafeteros pues ya en el minuto 3 iban perdiendo y en inferioridad.

De entrada hubo sorpresa en el once de Colombia pues ni James Rodríguez, ni el azulgrana Yerry Mina fueron titulares. El del Bayern sí que tuvo minutos en la segunda parte, pero el barcelonista estuvo inédito este martes.

El partido arrancó trepidante pues cuando no se había llegado al minuto 3, jugada clave: manos de la Roca Sánchez en el área, roja directa para el ex perico y penalti a favor de Japón. Todo partió de un error clamoroso del central Davinson, que dejó un balón franco muy peligroso para los nipones.

  

Kagawa transformó la pena máxima y avanzó a Japón, dejando a Colombia en inferioridad cuando aún queda un mundo. Mal pintaba para los cafeteros.

Pero Colombia no se arrugó por el tempranero varapalo recibido y se convirtió en la dueña del pulso. Falcao, que pese a sus 32 años juega su primer Mundial, tuvo un par de ocasiones claras, al igual que Cuadrado, el mejor cafetero. Mientras que Japón no supo administrar su superioridad numérica y fue a remolque, sin asustar al meta Ospina, menos en una incursión de Inui (minuto 15).

Y tanto apretó Colombia que al final, logró el premio. En el minuto 39, Quintero, de falta directa, batió al meta nipón tras colar el esférico por debajo de la barrera: 1-1. Justo resultado, visto el poderío cafetero pese a jugar con diez hombres.

En la segunda parte Japón se puso las pilas dispuesto a hacer valer su superioridad numérica. En el minuto 54, Osaka dio el primer aviso y en el minuto 57 Inui también acarició el gol. Poco a poco, el once nipón se hizo con el mando ante una Colombia que quería pero no podía, acusando el desgaste físico de jugar con 10 y haber dominado durante la primera parte.

El seleccionador Pekerman quemó todas las naves con James y Bacca, buscando la remontada al apelar a su mejor calidad. Pero Japón no se descompuso y buscó el tanto vencedor que llegó en el minuto 73. A saque de córner, Osaka cabeceó al fondo de la red, poniendo el 1-2 para los nipones.

En la recta final Colombia dio un arreón final en pos del empate, apelando a la heroica pues fuerzas ya no le quedaba. Pero Japón aguantó y se llevó un celebrado triunfo. Y otra sorpresa más en el Mundial.

Ficha técnica

Colombia, 1: David Ospina, Santiago Arias, Davinson Sánchez, Oscar Murillo, Johan Mójica, Carlos Sánchez, Jefferson Lerma, Juan Quintero (James Rodríguez, m.59), Juan Cuadrado (Wilmar Barrios, m.32), José Izquierdo (Carlos Bacca, m.70) y Radamel Falcao.

Entrenador: Jose Pekerman

Japón, 2: Elij Kawashima, Hiroki Sakai, Maya Yoshida, Gen Shoji, Yuko Nagatomo, Makoto Hasebe, Gaku Shibasaki (Hotaru Yamaguchi, m.80), Genki Haraguchi, Takashi Inui, Shinji Kagawa (Keisuke Honda, m.69) y Yuya Osako (Shinji Okazaki, m.85).

Entrenador: Akira Nishino

Goles: 0-1, m.6: Kagawa, de penalti; 1-1, m.40: Quintero; 1-2, m.73 Yuya Osako.

Árbitro: Damir Skomina (SLO). Expulsó con roja directa a Carlos Sánchez (m.3) por evitar con la mano un tiro del rival. Mostró tarjeta amarilla a Willmar Barrios (m.63) y a James Rodríguez (m.86), de Colombia, y a Shinji Okazaki (m.93), de Japón

Incidencias: encuentro correspondiente a la primera jornada del Grupo H del Campeonato del Mundo de Rusia 2018 disputado en el estadio Mordovia Arena de Saransk (Rusia), ante unos 40.000 espectadores. En el palco del estadio presenció el partido el presidente de la FIFA Gianni Infantino

Expulsión de Sánchez revive el debate sobre las llamadas “faltas profesionales”

Una cosa es hacerse expulsar en una situación de vida o muerte, deportivamente hablando, como hizo Luis Suárez cuando evitó la caída de su marco a 15 minutos del final en los cuartos de final de la Copa Mundial del 2010 ante Ghana.

Otra es dejar a su equipo con diez hombres apenas comenzado el primer partido del Mundial, como hizo el colombiano Carlos Sánchez el martes contra Japón.

La expulsión de Sánchez a los tres minutos revive el debate sobre las así llamadas “faltas profesionales”, infracciones que los jugadores consideran una obligación del oficio y que otros ven como un gesto antideportivo inaceptable.

Suárez fue muy criticado cuando rechazó un balón con las manos debajo del arco, evitando una caída segura. Corrían los 75 minutos de un partido muy reñido que estaba igualado 1-1 y a Uruguay seguramente le hubiera costado anotar un tanto que volviese a empatar el marcador. En ese caso, tal vez se pueda argüir que la infracción del delantero fue un manotón de ahogado que estuvo justificado. Después de todo, Ghana desperdició el penal y Uruguay terminó ganando en una definición desde los 12 pasos.

Pero, dejando de lado el tema de la caballerosidad deportiva, ¿se puede decir que la mano de Sánchez también estuvo justificada? Colombia era favorita para ganar su grupo, que completan Polonia y Senegal, y quedar en desventaja ante un rival teóricamente más débil no era el fin del mundo. No era descabellado pensar que los cafeteros hubieran podido remontar ese marcador jugando 11 contra 11.

En desventaja numérica, sin embargo, los sudamericanos perdieron 2- 1.

El de Sánchez fue un gesto instintivo de alguien que piensa que todo recurso es válido para contener al rival. Es la misma actitud que hace que los jugadores apelen rutinariamente a faltas intencionales para cortar avances o para contener a jugadores desequilibrantes. O que finjan infracciones para sacar ventaja.

El uruguayo Cristian Rodríguez dijo el lunes que la tecnología puede ayudar a corregir los errores de los árbitros, pero al mismo tiempo lamentó el hecho de que seguramente reducirá el impacto de la “viveza criolla”.

La viveza criolla de Sánchez, no obstante, no evitó la derrota de su equipo, dejó a Colombia sin un jugador importante frente a Japó n, le generará una suspensión de al menos un encuentro y comprometió una clasificación que muchos daban por segura.

Sánchez, por lo menos, puede estar tranquilo con algo. Su expulsión no fue la más rápida en un Mundial. Ese honor sigue siendo del zaguero uruguayo José Bautista, quien vio la roja directa ante Escocia en México 1986 en el primer minuto de juego. Sánchez queda segundo en la lista de todos los tiempos, con tres jugadores expulsados antes de los 10 minutos en los mundiales.

(Fuentes: tododeportes/Cubadebate/AFP/EFE)