domingo, 05 de noviembre de 2017
6:16:04 p.m. 

Julia Roberts, quien acaba de cumplir 50 años, afirmó en la presentación londinense del film Wonder, de Stephen Chbosky, que una película al año puede bastar y que "es fácil decir que no" a alguna propuesta "de más". (Si el tráiler tiene algo que ver, parece que podría ser el juego de lágrimas del año. Se abre el 8 de diciembre).

El film se basa en la conmovedora novela de la escritora R.J.
Palacio y la ve actuar, junto con Owen Wilson, en el papel de los padres de un niño nacido con el rostro desfigurado.

Casi un pequeño "hombre elefante", capaz de romper las barreras del prejuicio y la repugnancia, haciéndose aceptar como una "maravilla" (el "wonder" del título) gracias a su coraje, a la familia, los amigos y la escuela. 

Se trata de un film conmovedor y al mismo tiempo optimista, como un desafío a los lados oscuros de la realidad que nos rodea, en la cual las estrellas adultas —sin olvidar una breve y preciosa aparición de la brasileña Sonia Braga— acompañan y guían a cuatro actores niños y adolescentes de impecable profesionalismo.

Comenzando por el canadiense Jacob Tremblay: una suerte de John Hurt en miniatura, bajo la máscara de Auggie (August), el niño de rostro deforme, capaz de entrar en contacto —"para inspirarse", según cuenta— con niños de su edad que sufren esta condición, en un hospital de Toronto.

Para sus diez años, August ya ha sufrido 27 operaciones para ayudarlo a respirar, ver y oír con ayuda de un audífono.

   

Un film que "me mejoró" también como hombre, dicen al unísono Owen Wilson y el realizador Chbosky. La realización llegará a los cines de Estados Unidos el 17 de noviembre, con varios meses de retraso respecto de la fecha original prevista.


El director, por su parte, no deja de rendir homenaje a los "precedentes" de The Elephant Man! o de The Mask, de Peter Bogdanovich. Sin embargo, también reconoce su deuda sobre todo con títulos como ET, el clásico de los 80 de Steven Spielberg.

El mensaje, concluye Julia Roberts, es que a fin de cuentas "todos somos especiales" y cada uno es diferente a su modo. Y "el amor en familia" es una clave importante para afrontar el destino: algo que no hay que descuidar porque "nuestros días son breves".

(Fuente: ANSA)