20170317124611-sequia-cuba.jpg

 

viernes, 17 de marzo de 2017
7:43:10 a.m. 

 

De los 168 municipios existentes en Cuba, 141 están afectados por la persistente sequía hidrológica, asociada a los déficits de agua disponible en fuentes superficiales y subterráneas, informó un especialista del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH). 

Argelio Fernández, del departamento de Servicio Hidrológico y Disponibilidad del INHR, informó que al cierre de febrero, 61 de esas demarcaciones fueron declaradas con sequía extrema, mientras que en 50 el fenómeno está presente de manera severa y en 30 se califica como moderada.

Precisó que en ese período sólo se acumularon 29 milímetros de lluvia, muy por debajo de la media histórica para el segundo mes del año, en el que deben precipitar 42,6 milímetros.

De acuerdo con Fernández, hasta la fecha, los 242 embalses administrados por el INRH almacenan poco más de tres mil 700 millones de metros cúbicos de agua, lo que representa un 41 % de su capacidad total de llenado, muy por debajo de los valores históricos para la fecha.

Añadió que 21 de esas presas están secas, y 78 acumulan menos del 25 % de su capacidad, localizadas en su mayoría en el centro y el oriente del país.

A tono con los pronósticos desfavorecedores que anuncian un retraso en la llegada del período húmedo en Cuba y vislumbran un recrudecimiento del fenómeno de sequía, las autoridades del INRH han llamado a la población y las entidades mayores consumidoras de agua al necesario ahorro.

En recientes declaraciones, Inés María Chapman, presidenta del INRH, afirmó que la construcción de nuevas obras hidráulicas y la continuidad en la ejecución de otras, se cuentan entre las estrategias para disminuir los impactos de la sequía en el territorio nacional.

De acuerdo con la titular, se añaden al conjunto de medidas a corto y mediano plazos la disposición de carros cisterna, el montaje de una planta desalinizadora en Santiago de Cuba, la puesta en marcha de potabilizadoras, la perforación de pozos y el tratamiento de aguas residuales.

En la Isla también existe un programa enfocado a la supresión de salideros y el mantenimiento a la infraestructura hidráulica, la cual incluye presas, conductoras, redes de abasto y de acueducto y alcantarillado.

La Política Nacional del Agua, aprobada en 2012, constituye el centro del accionar del INRH, al enfocarse no sólo en las fugas del líquido por conductoras y redes, sino en su uso racional y productivo, el manejo eficiente de la infraestructura, los fenómenos extremos del clima relacionados con el recurso y su calidad.

(Fuente: CC)