20170220212633-laugh-impresion-3d-espacio.jpg


lunes, 20 de febrero de 2017
3:29:22 p.m. 

Una risa humana se ha convertido en la primera escultura en ser completamente producida en el espacio, gracias a la impresión 3D. 

Al espacio ya han llegado obras de artistas de fama mundial, como Andy Warhol, pero hasta ahora nunca se había producido una creación original fuera de nuestra amada Tierra.

El primero en lograrlo ha sido Eyal Guever, una mezcla de artista y profesional de la impresión 3D, que ha utilizado sus 18 años de experiencia en este último campo para diseñar un proyecto único en la historia de la exploración cosmonáutica que ha culminado con una gran risa.

Y es que Laugh es el nombre que ha recibido este proyecto de arte colaborativo a escala global, iniciado en 2014 y culminado hace una semana.

De la mano del contratista Made in Space, habitual de la NASA, el artista se planteó cuál sería la mejor manera de hacer arte en gravedad cero. No tuvo dudas de que la tecnología debía ser clave en ello, y en concreto la impresión 3D. Más complicado lo tuvo para decidir qué tema debía abordar la escultura.

El mercado de la impresión 3D crecerá al 25% anual hasta 2020

Guever analizó numerosas alternativas, siempre teniendo en cuenta que fueran atractivos universales y representativos de toda la humanidad, indistintamente de cualquier país o cultura.

Finalmente se decidió por Laugh (risa, en inglés): una escultura en 3D fabricada a partir de una simulación de sonidos de la risa de multitud de personas.

Para ello, más de 100.000 personas se han grabado riéndose a través de una aplicación móvil; entre las cuales se han escogido la que tuvo más repercusión en redes sociales (Naughtia Jane Stanko, originaria de Las Vegas) para ser representada en la Estación Espacial Internacional.

(Fuente: TB)