20170218211513-la-salmonella-aniquilo-a-aztecas.jpg


sábado, 18 de febrero de 2017
8:45:15 a.m. 

Más que las guerras, lo que exterminó a los originarios habitantes de México fue la salmonella, la bacteria transportada a América por los soldados bajo las órdenes del conquistador español Hernán Cortés en el siglo XVI. 

Eso es lo que revelaron los estudios y análisis del ADN de los restos de algunas de las víctimas de esa civilización, realizado bajo la dirección de Johannes Krause, del Instituto Max Planck de Jena, Alemania, y publicado en la revista científica bioRxiv.

Antes de la llegada de los europeos, América estaba poblada por grandes civilizaciones que fueron literalmente barridas en cuestión de pocas décadas. Se sabe, gracias a las crónicas de los misioneros que llegaron a estas tierras detrás de los militares, que la mayor parte de esos pueblos originarios desapareció en medio de las guerras, pero también víctima de enfermedades que no eran conocidas en el continente hicieron estragos.

Los números que muestras la disminución de los aztecas son elocuentes: cuando los hombres al mando de Cortés desembarcaron en lo que es hoy México en 1519, su población era de aproximadamente 25 millones de personas, pero un siglo después es número cayó a poco más de un millón.  

Una oleada de epidemias terribles, conocida localmente como "cocoliztli", que se extendió incluso a lo que actualmente es Guatemala -entonces territorio de los mayas, que también habitaron zonas de México-, causó millones de víctimas en las civilizaciones originarias en unos pocos años, el peor golpe fue entre 1545 y 1576 con entre 8 y 17 millones de víctimas. Los responsables de ese "exterminio", se presumía, fueron el sarampión, la viruela y el tifus pero no se contaba, hasta ahora, con datos precisos para reconocer el rostro de la verdadera causa de muerte masiva de los aztecas.

Un relevamiento llevado a cabo por los investigadores de la Universidad Autónoma de México había sugerido, sobre la base de los síntomas descritos en las crónicas de época y en el análisis de los restos de algunos órganos de cadáveres de aztecas, que la causa de las muertes había sido una forma de fiebre viral hemorrágica, pero esas conclusiones no contaron con el sostén de la comunidad científica.

Empero, ahora, merced al análisis de los restos de 29 cuerpos de nativos que murieron entre 1545 y 1550 los investigadores alemanes buscaron en el ADN trazas de la enfermedad y los datos recogidos identificaron la presencia de secuencias genéticas de salmonella.

Se trata de una cepa bastante rara que ahora tiene una tasa de mortalidad de alrededor del 10%. Pero es posible, explican los autores del informe, que la bacteria pueda haber tenido fácil avance en los organismos de los nativos, quienes carecían de la resistencia natural y fueron debilitados por largos años de guerra y hambre.

Para tener mayores precisiones, los investigadores proponen ampliar la investigación genética en los cuerpos de las víctimas que se encuentran en otras regiones.

(Fuente: ANSA)