domingo, 25 de diciembre de 2016
7:38:03 p.m.
 

Una triste noticia inundó hoy el ambiente del espectáculo y la actuación. A los 71 años, Eliseo Subiela falleció esta madrugada, en Navidad. El director de cine, fallecido este domingo 25 de diciembre, dejó una huella imborrable en la cinematografía argentina. 

Más de 50 años de trayectoria haciendo cine lo avala como un exponente de la cinematografía nacional. Para muchos críticos y especialistas, está entre los imprescindibles de Argentina y, por qué no, de Latinoamérica. 

 

"El pecado capital que puede cometer un cineasta es aburrir", dijo en una entrevista y esa frase lo pinta de cuerpo entero. 

A continuación una lista con sus 5 mejores películas. (El link te llevará a los tráiler de los filmes, en Youtube) 


Hombre mirando al sudeste (1986): muchos la consideran una de las producciones que le dieron la fuerza necesaria al cine argentino para modernizarse y generar expectativas. Un diálogo desopilante, tenebroso y consporanoide entre un paciente psiquiátrico (Hugo Soto) y un doctor (Lorenzo Quinteros) sobre la posibilidad de la vida extraterrestre desemboca en un universo de posibilidades. Sin dudas, la gran obra de Eliseo Subiela. 

   

El lado oscuro del corazón (1992): escrita y dirigida por Subiela, la obra está basada en la vida de un poeta bphemio llamado Oliverio e interpretado magistralmente por Darío Grandinetti. Si bien la relación con la biografía de Olivderio Girondo es muy cercana (en una escena cumbre, se recita el poema "Espantapájaros"), hay sintonía con la poesía de Mario Benedetti y Juan Gelman. Con profundidad y surrealismo, esta película habla del amor en su más grande expresión. 

No mires para abajo (2008): es la película más erótica de Subiela donde las escenas sexuales aparecen con fuerza donde Antonella Costa y Leandro Stivelman suben la temperatura con intensidad dramática. También prevalecen sus toques surrealistas, un sello de su cinematografía. La música la compuso Pedro Aznar. 

No te mueras sin decirme adónde vas (1995): en 120 minutos, Subiela grafica su sofisticada metodología narrativa con un buen argumento, el de construir una máquina capaz de grabar los sueños humanos. El surrealismo vuelve a aparecer y son Darío Grandinetti, Mariana Arias, Oscar Martínez y Mónica Galán los protagonistas de esta historia. El amor, también está presente: "Tranquila Anita que no te voy a abandonar. Te voy a llevar a donde vaya, al manicomio, al espacio, donde sea", dice uno de los personajes. 

  

Pequeños Milagros (1997): la película cuenta la historia de Rosalía, una cajera de supermercado muy tímida e introvertida. hasta ahí todo normal, sin embargo el argumento de Subiela nunca deja de sorprender, porque ella está convencida de que es un hada que quedó atrapada en este mundo. ¿Cómo es posible? porque puede mover objetos con la mente. Amor, erotismo, surrealismo y drama, los elementos de este gran director que acaba de fallecer dejando un legado inmenso. 

(Fuente: Infobae)