20161025232441-napalm-810x544.jpg


5:22:24 p.m.

Tras la polémica generada entre los usuarios de Facebook por casos sonados de censura de imágenes de desnudos donde lo razonable sería hacer excepciones por razones históricas (como la célebre foto La niña del napalm) o informativas (campañas contra el cáncer de mama), por ejemplo,  han obligado a los responsables de Facebook a cambiar sus políticas al respecto.

“En las últimas semanas, hemos conseguido un continuo feedback de nuestros usuarios y partners en lo que respecta a nuestras normas comunitarias y al tipo de imágenes e historias permitidos en Facebook. Estamos muy agradecidos por estas aportaciones y queremos compartir con vosotros una actualización de nuestra postura”, explican en un artículo Joel Kaplan y Justin Osofsky vicepresidentes de política pública global y de  operaciones globales y cooperación con los medios, respectivamente.

Kaplan y Osofsky también explican la complejidad de vigilar y hacer cumplir las normas de la red social: la importancia histórica o periodística de cualquier contenido siempre será subjetiva, y los criterios decidir si una imagen es aceptable (en base a su grado de desnudez o violencia, por ejemplo) varía enormemente de un lugar a otro del mundo), y reconocen que todo ello genera tensiones entre los valores de “seguridad” y “libertad de expresión”.

Ambos anuncian que desde Facebook se permitirá en las próximas semanas un espectro más amplio de contenidos siempre que quede clara su importancia informativa, aunque por sí mismos pudieran entrar en colisión con las normas comunitarias.

“Vamos a trabajar con nuestra comunidad para explorar cómo hacer esto exactamente. […] Estamos deseando trabajar en estrecha colaboración con expertos, editores, periodistas, fotógrafos y agentes del orden. […] Nuestra intención es permitir más contenidos sin mostrar ciertas imágenes a menores o a personas que no desean verlos”, afirman los ejecutivos.

(Fuente: ticbeat)