20160916141015--donde-esta-el-oro-negro-cubano-.jpg

 

6:03:34 a.m.

¿Qué hay en realidad sobre el supuesto descubrimiento de crudo ligero en la zona de Motembo, al norte de Villa Clara? El petróleo cubano solo cubre el 48% de la demanda energética nacional. ¿Queda más oro negro por explotar en el país? El fracturamiento hidráulico (Fracking) no es el método más efectivo para Cuba. Un proyecto millonario entre Cupet y la compañía estatal rusa Zarubezhneft. Empresa canadiense Sherritt, la mayor inversionista.

Quizás una de las rápidas asociaciones que haga el lector tenga que ver con una noticia de la que el 29 de julio pasado algunos medios de comunicación se hicieron eco, en referencia a un reporte publicado por la empresa australiana MEO, sobre el supuesto descubrimiento de crudo ligero en la zona de Motembo, al norte de Villa Clara.

Entonces, las opiniones las vertió el director general y consejero de legado de Meo Australia, Peter Stricklnad, a la revista electrónica Cuba Business Report, en la que identifica ese hallazgo en un denominado Bloque 9 de la región de Matanzas (occidente) a Villa Clara (centro).


La afirmación de que en ese lugar—justamente la zona más antigua productora de petróleo en Cuba— se habían hallado miles de millones de barriles de petróleo del bueno generó gran expectativa en Cuba y el mundo, como lógicamente  sería de esperar ante un hecho como este.

No obstante, Roberto Suárez Sotolongo director adjunto de Cupet, aclaró este jueves durante una conferencia de prensa efectuada en La Habana, que “en realidad se trató de una tergiversación o interpretación errónea de la nota publicada por esta compañía, que no utiliza la palabra ‘descubrimiento o hallazgo probado’, sino que hace referencia a la identificación de cantidades potenciales de petróleo que pudieran ser recuperadas con la aplicación de futuros proyectos de desarrollo”.


De acuerdo con Suárez Sotolongo, “MEO tiene un contrato de producción compartida con Cupet desde septiembre de 2015 y realiza actualmente estudios de exploración que incluyen trabajos de procesamientos sísmicos y reprocesamiento de datos ya existentes en el bloque nueve”.

Probar que en realidad hay miles de millones de barriles de petróleo en esa área requiere de evaluación, exploración y análisis. Las propias autoridades han precisado que aún falta mucho por hacer en distintas fases: sísmica, estudios, perforaciones y probar que allí están los recursos petroleros.

El petróleo cubano: perspectivas


Cuba tiene petróleo y las cifras así lo indican: cada día se extraen hasta 45 mil barriles de crudo y tres millones de metros cúbicos de gas; sin embargo, esto solo cubre el 48% de la demanda energética nacional, por lo que el resto tiene que importarse, sobre todo desde Venezuela.

¿Queda más oro negro por explotar en el país? Investigaciones geológicas muestran que sí y la industria petrolera cubana trabaja en diversos proyectos de exploración; pero también se asocia con empresas extranjeras para materializar otras líneas de acción, que dependen de inversión foránea para su concreción.

Sobre el estado actual y las perspectivas futuras de la exploración de petróleo en Cuba, el sitio web Cubadebate publica hoy un extenso artículo con detalles y precisiones —ofrecidos en conferencia de prensa celebrada en La Habana— por directivos de la empresa Unión Cuba Petróleo (Cupet).


Según Osvaldo López Corzo, Jefe de exploración de Cupet, “el cien por ciento del petróleo que el país produce procede de la parte Norte de Cuba, aunque se han encontrado manifestaciones superficiales de petróleo en todo el territorio nacional, que tienen como base la misma roca madre del área del Norte”, una zona que ha sido explotada por más de cuatro décadas y de la cual han sido extraídos más de 245 millones de barriles en los últimos 15 años. “De ahí que Cuba centrará su atención en los próximos cinco años en varios proyectos en ejecución, ubicados en la franja norte (entre La Habana y Varadero)”.

Desde el punto de vista de exploración, se trabajará en la perforación  de pozos entre La Habana y Santa Cruz, en Boca de Jaruco, Tarará, Santa María, Santa Cruz, “estructuras que son alcanzables con la tecnología de perforación que hoy tenemos en Cuba. Si cualquiera de esas áreas da un descubrimiento eso implicaría que del lado de ese pozo exploratorio se perforen otros pozos ya de desarrollo”, informó Súarez Sotolongo.

“Pero cada vez más el proceso de exploración y extracción de petróleo es menos rentable. Los pozos hoy son más largos, caros, y producen un poco menos de crudo, pues las acumulaciones que están cercanas a la línea de costa ya han sido explotadas durante muchos años”, explicó López Corzo.

“No es lo mismo producir la misma cantidad de petróleo perforando un pozo de tres mil metros que producir esa misma cantidad con un pozo de siete mil metros. El proceso hoy no es tan rentable, y si a eso le sumamos el impacto de los precios bajos del petróleo a nivel internacional se agrava”, añadió.

Pero a Cuba producir un barril de crudo solo le cuesta entre 13 y 14 dólares, por lo que “todavía el proceso da resultados. En el caso de que Cuba tuviera suficiente petróleo como para venderlo, podría comercializarlo a 30 dólares el barril, con lo que le estaría ganando el doble”, expuso.

A lo anterior además agregó López que “si bien en el año 2005 se producía petróleo en Yumurí, Cayo Cruz, Puerto Escondido, Boca de Jaruco, Seboruco, Varadero y Canasí, hoy los campos que aportan más crudo están ubicados en la parte oeste de Varadero y al este de Seboruco”.

El especialista puntualizó que Varadero es un yacimiento con más de 11 mil millones de barriles de petróleo in situ, pero que de estos solo se puede extraer el 6 por ciento, por las características del crudo y del reservorio.

¿Fracking en Cuba?  

Uno de los métodos de extracción de petróleo más polémicos en el mundo es el “fracking”, por sus implicaciones para la salud, la seguridad y el medio ambiente. Los periodistas presentes en la conferencia interrogaron a los directivos de Cupet sobre la posición de Cuba ante esta práctica.

Según López Corzo, en 18 años de experiencia como geólogo y trabajando en temas de petróleo nunca ha visto la aplicación de la llamada fracturación hidráulica en Cuba.

Explicó que los países líderes en esta técnica son Canadá y Estados Unidos, ya que tienen la peculiaridad de que el crudo está muy cercano al manto freático; y que Cupet ha comprobado que en los campos petroleros cubanos hay otros métodos que funcionan más que el fracturamiento hidráulico, como por ejemplo la inyección de vapor o la inyección de aditivos químicos.

“Los reservorios de nosotros son carbonatos, y lo que más funciona en ese tipo de yacimientos es inyectarle ácido, porque se produce una reacción química, el ácido disuelve el carbonato, se crea cavidad y el petróleo fluye. Nosotros hemos definido ya que el fracturamiento hidráulico no es el método más efectivo para nuestros campos”, sentenció.

¿Cómo se extrae petróleo en Cuba?

Desde 1996 Cuba cambió su manera de extraer de petróleo en el país, e introdujo la perforación de pozos horizontales, lo que permitió aumentar los niveles de producción desde el 2002. Esta gráfica lo muestra.

Según López Corzo: “Los yacimientos nuestros están costa afuera, si nosotros perforáramos pozos verticales tendríamos que irnos de la línea de costa hacia adelante, lo que nos podría costar 200 millones de dólares. Con este método el pozo lo podemos alcanzar desde tierra porque esas zonas están cercanas a la costa”.

Este proceso ha tenido impacto económicamente, pues si bien antes un pozo producía 100 barriles al día; la perforación horizontal ha ampliado las cifras de cien a dos mil barriles en la misma área.

Petróleo e inversión extranjera: una alianza necesaria

En la conferencia ante periodistas, López Corzo recalcó la importancia de la inversión extranjera para la industria cubana de petróleo, pues si bien hoy trabajan en áreas concretas con la tecnología del país, se necesita de la inversión extranjera para acelerar el desarrollo y materializar tres líneas fundamentales de trabajo: la recuperación mejorada, el petróleo no convencional y la exploración costa afuera.

Desde inicios de este siglo no se descubren en Cuba nuevos yacimientos disponibles para ser explotados. La causa se puede hallar en los altos costos de las exploraciones petroleras. Para perforar mil metros se necesita una inversión  de millones de dólares, y esta actividad se ha visto desestimulada por la disminución de los precios de petróleo.

“Se trata de acciones que Cuba no puede acometer por sí misma, y que dependen de inversiones extranjeras para poder asumirlas, porque llevan muchos recursos”, aclaró.

“El costo de un solo pozo puede ser de 200 millones a 300 millones de dólares en una columna de agua de más de 1 500 metros; pero para desarrollar cualquier campo hay que perforar por lo menos diez pozos, a lo cual se suman los costos de las instalaciones submarinas, instalaciones de superficie o flotantes, y los de las operaciones”, dijo el directivo..

Cuba abrió en 1999 a la inversión extranjera el área del golfo de México, zona  que cuenta con 112 000 kilómetros cuadrados y está dividida en 59 bloques. Allí exploran en estos momento la empresa venezolana PDVSA y Sonangol (Angola).

Entre los proyectos de los que  se brindó actualización durante el intercambio con la prensa está el ejecutado desde finales del pasado año en el yacimiento de Boca de Jaruco, perteneciente a la Empresa de Perforación y Extracción de Petróleo de Occidente, donde se realizan inyecciones de vapor de agua desmineralizada.

Este procedimiento, aún en fase de prueba, se lleva a cabo como parte de un proyecto firmado entre Cupet y la compañía estatal rusa Zarubezhneft, para eliminar la viscosidad del hidrocarburo, y permitirle que emerja a la superficie con más facilidad.

Sobre este proyecto, detalló que se logró un incremento de producción del 10 al 15 por ciento, por lo que un pozo que prácticamente no producía nada comenzó a fluir a razón de ocho o 10 barriles por día. “Puede parecer poco pero eran pozos donde prácticamente no había producción”, dijo.

No obstante, explicó que en las condiciones actuales ese proyecto resulta irrentable. “Lo que pasó en boca de Jaruco no tanto fue el resultado como el momento en que se tuvo. Si ese mismo proyecto se hubiera hecho tres años atrás cuando un barril de crudo costaba 100 dólares, el proyecto probablemente hubiese sido rentable”.

Sin embargo, adelantó que hay compañías interesadas en venir a Cuba para participar de ese proyecto de recuperación mejorada en otras áreas, debido a que demanda poco exploración, ya que están delimitadas las áreas donde hay petróleo.

La mayor inversionista en la Isla es la empresa canadiense Sherritt, junto a las empresas rusas y de otras naciones.

(Fuente: Cubadebate/ María del Carmen Ramón)