20160904045232-madre-teresa-leprosario-calcuta-ap-claima20160903-0099-28.jpg

 

10:48:54 p.m.

Se le reconoce como "extraordinaria" la curación de un enfermo terminal. Además, asistió a miles de personas vulnerables.

Todo está preparado en la Plaza de San Pedro para que la Madre Teresa sea mañana proclamada santa, justo cuando se cumplen 19 años de su muerte. Será la primera Premio Nobel en ser canonizada.

De nombre secular Agnes Gonxha Bojaxhiu, está monja católica albanesa, nacionalizada india, nació el 26 de agosto de 1910. Su familia tenía una posición acomodada, pero ella desde chica sintió una fuerte vocación religiosa. En 1928 se cambió el nombre a Teresa, en referencia a la santa patrona de los misioneros, Teresa de Lisieux.


Durante más de 45 años atendió a pobres, enfermos, huérfanos y moribundos. Tras su muerte, fue beatificada por el papa Juan Pablo II y su canonización fue aprobada por el papa Francisco en diciembre de 2015, después de que la Congregación para las Causas de los Santos reconociera como "extraordinaria" la curación de un brasileño enfermo en estado terminal.

El supuesto milagro ocurrió el 8 de diciembre de 2008, cuando el enfermo ya en coma, iba a ser operado, pero la intervención quirúrgica tuvo que ser pospuesta durante media hora por problemas técnicos. La esposa del enfermo le había pedido a sus familiares que le rezaran a la beata, de la que era devota: "Díganle a la madre Teresa que lo cure". Al regresar al quirófano, el doctor se encontró al paciente sentado, asintomático,  perfectamente consciente y preguntándose qué hacía ahí.

 

Antes de este hecho fuera de serie, la madre Teresa de Calcuta ya tenía en su haber cientos de otros hechos sorprendentes, pero explicables. En 1952, por ejemplo, fundó el primer hogar para moribundos en Calcuta.  "Se me ocurrió al ver una mujer tirada en plena calle. Se la estaban comiendo las ratas y las hormigas. Yo la llevé al hospital, pero no podían hacer nada por ella", explicaría luego. 

Todos aquellos que llegaban al hogar  recibían atención médica y se les ofrecía la oportunidad de morir de acuerdo a los rituales de su fe; los musulmanes leían el Corán, los hindúes recibían agua del Ganges y los católicos obtenían los últimos ritos. Según Teresa: "Para personas que vivieron como animales, una muerte hermosa es morir como ángeles, amados y queridos".  En sólo los primeros 20 años habían recogido unos 20.000 moribundos.

Otras de sus obras: la Madre Teresa y otras hermanas de su congregación establecieron sitios para rescatar a las mujeres violadas y torturadas que dejó la Guerra de Liberación en Bangladesh, en 1971. En 1982, rescató a 37 niños que estaban atrapados en un hospital de Beirut tras negociar un cese al fuego entre el ejército israelí y las guerrillas palestinas. A finales de la década de 1980, se embarcó en decenas de proyectos en los países comunistas. Además, viajó para asistir y atender a varios hambrientos en Etiopía al igual que a las víctimas del accidente de Chernóbil.

Teresa de Calcuta falleció el 5 de septiembre de 1997 a los 87 años a causa de  un paro cardíaco. En el momento de su fallecimiento, la orden operaba 610 misiones en 123 países, incluidas tareas en hospicios y hogares para personas con sida, lepra y tuberculosis, comedores populares, programas de asesoramiento para niños y familias, orfanatos y escuelas. Un aspecto que también la hizo muy cercana fue la profunda crisis de fe a la que se enfrentó por largos períodos en su vida y que dejó testimoniada en sus diarios personales.

El Vaticano no quiso dar estimaciones de las personas que asistirán mañana, pero informó de que se han entregado 100.000 entradas. Mientras tanto, en la zona aledaña del Vaticano se puede ver pasear desde hace algunos días a las Misioneras de la Caridad, con sus saris blancos con ribetes azules, llegadas desde las 758 casas fundadas por todo el mundo para ayudar a los más necesitados.

(Fuente: Clarín)