20160818041408-donald-trump-narcisita.jpg


10:10:48 p.m.

Donald Trump, candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, es un hombre "narcisista de libro de texto", "egocéntrico", con un "trastorno de la personalidad", que puede ser "impulsivo, impredecible e incluso peligroso".

Este es el inquietante perfil mental que surge del análisis de uno de los más eminentes expertos mexicanos en psiquiatría, quien considera que estos mismos rasgos patológicos explican el "carisma, capacidad de persuasión y magnetismo" del magnate inmobiliario. 

El psiquiatra mexicano Juan Ramón de la Fuente, una influyente figura política y académica del país, que entre otras cosas ha sido rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), publicó en el diario capitalino El Universal un artículo titulado "La psicología de Donald Trump". 

En este texto, reúne la mayoría de los estudios realizados por especialistas sobre el tema, que coinciden en que "Trump es un narcisista en toda su dimensión". "Es decir, no sólo es un tipo egocéntrico, sino que realmente tiene un trastorno de la personalidad", afirma. 

"De tal suerte, los rasgos que lo caracterizan pueden explicar, al menos en cierta medida, que sea percibido por muchos como un líder carismático, persuasivo, magnético, en tanto que otros tantos, lo consideren un tipo impulsivo, impredecible e incluso peligroso", asegura el experto. 

De la Fuente se pregunta "cómo puede haber llegado tan lejos alguien tan primario, tan burdo" y señala que los análisis políticos no le concedían mayores posibilidades y se equivocaron una y otra vez por lo que "empezaron a surgir los análisis psicosociales" de los cuales se han publicado centenares.

El académico e investigador asegura que algunos de estos trabajos "son interesantes y tienen buen sustento". En algunos momentos de la historia, sobre todo en épocas de transición y "desencanto generalizado" han surgido "líderes narcisistas, capaces de inspirar a mucha gente que los sigue con fervor, y en no pocos casos han llegado a incidir en el curso de la historia" como Napoleón y Mahatma Gandhi, recuerda.

De la Fuente expone que estos personajes, "audaces" han podido impulsar grandes transformaciones sociales, pero también de "engendrar ilusiones alejadas de la realidad" que finalizan en "frustración y resentimiento".

El eminente siquiatra mexicano dice que Trump es "incapaz" de establecer empatía con alguien, porque "no le importan los otros, ni lo otro" pues es un hombre "ambicioso, competitivo" que "quiere ganar a como dé lugar".

Otro de sus rasgos es que "carece de sentido del humor y es incapaz de improvisar".

Entre otras cosas, "tiende a tomar decisiones precipitadas y no acepta consejos", agrega De la Fuente, en relación al hombre que ha prometido expulsar a los 11 millones de indocumentados mexicanos que viven en Estados Unidos y construir un muro en los más de 3.000 kilómetros de frontera que divide a ambos países.

Pero Trump, a juicio del analista mexicano, también tiene su "talón de Aquiles" pues "detrás de una personalidad narcisista hay habitualmente una persona insegura, acomplejada, vengativa, pero frágil al fin y al cabo".

Ex ministro de Salud durante el gobierno del presidente Ernesto Zedillo (1994-2000), dice que "tengo la impresión que no lo hemos entendido bien". Para enfrentarlo, aconseja primero que nada "no enojarse" por cuanto "las reacciones viscerales de sus adversarios lo fortalecen. Lo desnuda más la burla que la injuria. El ridículo puede ser su peor escenario. En el momento en el que pierda confianza se apagará su energía", afirma.

No obstante, advierte que "no va a ser fácil vencerlo" pues "va a seguir pontificando en tanto que tenga súbditos que quieran escucharlo" debido a que ha hecho de su campaña por la presidencia de Estados Unidos "un asunto de vida o muerte".

"Su pasión es ganar, no tanto por tener el poder —que no le viene mal— sino por alcanzar la gloria", agrega. "Para un narcisista de libro de texto como lo es Donald Trump, perder una carrera de esta naturaleza será mucho más que una derrota: supondrá asumirse como alguien que se encuentra en peligro de extinción", anota De la Fuente.

(Fuente: ANSA)