20160814005238-tiburones.jpg

 

6:38:28 p.m. 

Los tiburones de Groenlandia, que pueden vivir hasta 400 años y son los animales más longevos del mundo, fueron estudiados por un grupo de investigadores nórdicos que descubrieron algunos ejemplares nacidos en el siglo XVII, cuando en Europa arreciaba la Guerra de los Treinta Años y en Francia reinaba Luis XIV.

Los tiburones, descritos en la revista Science, fueron investigados por un grupo dirigido por Julius Nielsen y formado por estudiosos de la Universidad de Copenhague, el Instituto de Recursos Naturales de Groenlandia, el Acuario Nacional de Dinamarca y la Universidad Noruega del Artico.

Los tiburones de Groenlandia, cuyo nombre científico es Somniosus microcephalus, están ampliamente difundidos en las aguas del Atlántico Norte, y llegan más al norte que cualquier otra especie de escualo.

Los adultos pueden llegar hasta los cinco metros de largo y crecen a un ritmo lentísimo, de alrededor de un centímetro al año, hasta alcanzar la madurez sexual en torno a los 150 años.

Se sabe poquísimo de su biología, pero según los autores precisamente en la lenta tasa de crecimiento se encuentra el secreto de su longevidad.

Para determinar la edad promedio de estos peces, los investigadores usaron la técnica de datación con radiocarbono, analizando el cristalino de los ojos de 28 hembras capturadas durante una campaña realizada entre 2010 y 2013.

Las más ancianas del grupo tenían entre 335 y 392 años, y alcanzaban un largo de 4,93 y 5,02 metros respectivamente. Las otras eran más jóvenes y tenían en promedio 272 años.

Si para el ser humano cumplir un siglo de vida es una meta poco frecuente, estos tiburones a los 100 años aún son jovencísimos y viven el doble que los demás vertebrados más longevos descubiertos hasta ahora, las ballenas árticas (Balaena mysticetus), que viven en promedio 200 años.

Algunas tortugas pueden superar los 170 años, mientras el esturión de lago (Acipenser fulvescens) puede vivir hasta 150.

Sin embargo, existen invertebrados que viven aún más tiempo, y son moluscos comestibles: el más anciano ejemplar de almeja oceánica (Arctica islandica) jamás descubierto tenía 507 años.

El descubrimiento de la extraordinaria longevidad de estos tiburones fue una sorpresa para los investigadores. Estos animales, aunque están documentados en los libros de ciencia desde fines del siglo XIX, siguen siendo misteriosos y se sabe muy poco sobre ellos.

Saber que son los vertebrados más antiguos que viven en el planeta, y atravesaron varios siglos de historia, es un motivo más para los investigadores que impulsa a preservar la especie.

Porque estos tiburones están en la "lista roja" de especies en peligro en Noruega, debido a que son víctimas de capturas accidentales durante las salidas de pesca. 

(Fuente: ANSA)