20160804160639-museo-casa-natal-antonio-maceo-imprenta.jpg

 

10:10:05 a.m. 

El Museo Casa Natal de Antonio Maceo, de Santiago de Cuba, atesora entre sus valiosos exponentes la imprenta que reeditó el periódico insurrecto El Cubano Libre, cuyo primer ejemplar salió hace hoy 121 años. (Foto:  imprenta utilizada en la edición de El Cubano Libre)

Yanay Cos Rodríguez, programadora de la institución, dijo a la ACN que muchos visitantes cubanos y foráneos se interesan por esa máquina, su funcionamiento en la manigua y conservación hasta la actualidad. 

En óptimas condiciones, precisó, se mantiene en el colgadizo de la casona colonial, declarada Monumento Nacional, y recibe el adecuado mantenimiento por especialistas del Centro Provincial de Patrimonio Cultural en la provincia de Santiago de Cuba. 

Para el Mayor General Antonio Maceo Grajales esa rotativa era como la artillería de la Revolución, ya que sacó a la luz una publicación que consideraba un cuerpo de ejército compuesto de 12 columnas, que se batía bien por la Patria. 

Con extremas medidas de seguridad fue resguardada en los campos para impedir que cayera en manos enemigas, dado su valor como instrumento ideológico en la guerra emancipadora del siglo XIX. 

Como director fue nombrado el capitán Mariano Corona, a quien Maceo dio la responsabilidad, por su experiencia como tipógrafo y redactor, además de sus cualidades revolucionarias. 

De esa forma los patriotas cubanos dieron continuidad con ese nombre, a la prensa mambisa, fundada por Carlos Manuel de Céspedes pocos días después del alzamiento de La Demajagua, en 1868. 

Entonces, cuando se discutía su denominación, el poeta y periodista José Joaquín Palma dijo: "¿No vamos a liberar al cubano?, entonces el periódico, pues, debe llamarse El Cubano Libre". 

En junio de 1895, Antonio Maceo ocupó en Guantánamo la imprenta que sirvió para reanudar la publicación en función de la causa libertaria. 

(Fuente: ACN)