20160727020036-abt-acto-06-copia-540x270.jpg


01:04: 35 p.m.


El espíritu de pelea que ha caracterizado siempre a las espirituanas y espirituanos y su particular protagonismo en la historia patria fue reconocido aquí por José Ramón Machado Ventura, segundo secretario del Comité Central del Partido y Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros en el acto central nacional por el 63 aniversario del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

En las palabras centrales de esta conmemoración el dirigente aludió a la vigencia del discurso de Fidel hace 30 años, el 26 de Julio de 1986 y al reconocimiento que hizo entonces de los logros alcanzados por la provincia.

Responsabilidad y consagración frente a los obstáculos

“Trasmito en nombre del Partido, del Gobierno, y de todos los cubanos, una merecida felicitación al pueblo de Sancti Espíritus por esta demostración de que puede vencerse cualquier obstáculo cuando se trabaja con responsabilidad y consagración”, subrayó en las primeras horas de la mañana del martes José Ramón Machado Ventura, Segundo  Secretario del Comité Central  del Partido y Vicepresidente de  los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba.

Al intervenir en el acto central por el Día de la Rebeldía Nacional en la Plaza de la Revolución Mayor General Serafín Sánchez Valdivia, de la ciudad de Sancti Spíritus, las primeras palabras del dirigente partidista fueron para felicitar al líder de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz, a pocos días de celebrar su 90 cumpleaños.

A él le ratificó, en nombre de todo el pueblo cubano, el compromiso de seguir siendo fieles a las ideas por las que luchó durante toda su vida y su ejemplo.

Machado comentó que, previo a este acto, consultó y estudió el discurso de Fidel en esta propia ciudad 30 años atrás. Reconoció que hoy los tiempos son otros y resaltó la actualidad de las palabras del Jefe de la Revolución en aquella oportunidad respecto a las orientaciones para hacer mejor las cosas.

En aquella ocasión, señaló Machado, Fidel nos alertó que no vale la pena avanzar, si no se consolida lo que se ha hecho, y subrayó que el primer deber del revolucionario es el trabajo, pues solo del trabajo va a salir la riqueza.

La vigencia de esas ideas no es un hecho fortuito, ni resulta algo extraordinario, es consecuencia lógica de una revolución que ha actuado sobre la base de los principios, enfatizó.

Señaló que aquel día Fidel valoró los avances de la joven provincia de Sancti Spíritus en el frente económico, en la educación y en la salud, y que años después vino el período especial y hubo que renunciar a muchas de esas conquistas.

Sin embargo, hoy el territorio ha avanzado en lo cuantitativo y en lo  cualitativo, y “ello es muestra del espíritu de pelea que ha caracterizado a espirituanas y  espirituanos”.

Se refirió al proceso de consulta popular de los documentos derivados del VII Congreso del Partido, que en la actualidad se desarrolla en el país y hasta el próximo 30 de septiembre, lo cual catalogó de especial trascendencia para el futuro del país en aras de hacer más próspero y sostenible nuestro socialismo.

En otro momento aseveró que, como toda obra humana, durante estos 57 años se han cometido errores, pero nuestro pueblo ha sido capaz de rectificarlos y vencer cada obstáculo, porque comprendió que una transformación social profunda implica deberes, esfuerzos y sacrificios.

Comentó algunos de los logros que en materia económica y social hicieron posible que hoy la provincia fuera la sede de este acto y felicitó, además, al compañero José Ramón Monteagudo Ruiz, primer secretario del Partido en el territorio, por su entrega en el cumplimiento del deber y haber sabido encauzar el caudal de creatividad y energía de los espirituanos.

Entre algunos de los resultados loables, mencionó que el pasado año la mortalidad infantil en la provincia fue de 4, 2,  a la altura de países de gran desarrollo económico; mientras que en el Plan Turquino (en las montañas) ese indicador fue cero; lo cual comparó con la situación antes del triunfo de la Revolución cuando esos datos eran escalofriantes, y cientos de niños morían por enfermedades curables por falta de medicamentos.

Consideró como algo relevante también que en el año 2015 el territorio cumplió el plan de fondos exportables, el mayor nivel histórico de la provincia, en tanto el sector presupuestado reduce los gastos y sobrecumple los ingresos.

Destacó al turismo como un sector de gran importancia, que  muestra avances, particularmente en el municipio de Trinidad gracias al aporte integrado de todos los sectores.

En este sentido, agregó que la ciudad de Sancti Spíritus tiene potencialidades por su belleza y valores patrimoniales, al ser una de las primeras villas fundada en cuba hace 500 años, y que igualmente tiene otras zonas para el turismo de naturaleza.

La recuperación urbanística contribuye a esos propósitos y, sobre todo,  a mejorar la calidad del pueblo, junto a los avances en la educación, la salud, la cultura, y en general en la esfera social, de cuya consolidación y desarrollo dependerán los resultados que se alcancen en la economía.

Machado manifestó que lo más importante es tener bien identificados los problemas y las deficiencias,  especialmente en el campo de la economía; conocer dónde existen potencialidades sin explotar; en cuál actividad es posible ahorrar y elevar la eficiencia;  cuánto más se puede producir o mejorar un servicio, sobre todo si ello permite obtener ingresos al país, ya sea por la exportación o por sustitución de importaciones.

Habló de concentrar aquí los esfuerzos con organización, orden y  disciplina, aún más en las circunstancias complejas como las actuales cuando junto al bloqueo económico que permanece intacto, aunque algunos por ahí piensen lo contrario, se suman otras derivadas de la situación internacional que está fuera de nuestro alcance resolver.

No me extiendo en estos temas —manifestó—, pues  todos escuchamos las palabras del presidente de los Consejos de Estado y de Ministros al clausurar el pasado 8 de julio la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional del Poder Popular; en ellas se resumen los retos que tenemos por delante y nos da la brújula de cómo enfrentarlos y vencerlos.

“Demostremos cada día en cada puesto de trabajo y con hechos concretos que sabremos estar a la altura de este nuevo reto, como hizo la Generación del Centenario aquel 26 de julio de 1953 y como lo han hecho tantas cubanas y cubanos a lo largo de la ejemplar historia de luchas y de victorias de la Patria”, resaltó.

(Fuente: Trabajadores)