20160323033935-obama-se-despide-de-cuba.jpg


10:39:19 p.m.

El Air Force One, avión presidencial estadounidense, despegó hoy de suelo cubano a las 16:19 horas (local) y emprendió vuelo a Argentina, tras el fin de la visita oficial del presidente Barack Obama a la isla.

Obama fue despedido por su homólogo anfitrión, Raúl Castro, con quien estrechó nuevamente su mano como demostración de la voluntad compartida de continuar el proceso hacia la normalización de relaciones entre sus países, iniciado por ambos en diciembre de 2014.

Durante su estancia en la isla, a la que llegó el domingo acompañado de su familia y una comitiva de 40 congresistas, Obama rindió tributo al Héroe Nacional de Cuba, José Martí, en el complejo escultórico que lo honra en la Plaza de la Revolución, y sostuvo conversaciones oficiales con su par anfitrión, Raúl Castro.

En el encuentro, desarrollado el lunes, los dignatarios dialogaron sobre áreas de interés común en las cuales ambas naciones pueden avanzar a pesar de las diferencias.

Al término del mismo, ofrecieron declaraciones a la prensa nacional y extranjera, en las que el gobernante cubano expresó la voluntad compartida de avanzar en el arte de la convivencia civilizada, para promover vínculos en beneficio de sus respectivos países y pueblos.

En ese sentido, instó a "concentrarnos en lo que nos acerca y no en lo que nos separa", y destacó pasos de avance en el proceso de restablecimiento de relaciones normales.

Por su parte, Obama reconoció logros "extraordinarios" de Cuba en sectores como salud y educación, al tiempo que reafirmó algunas medidas tomadas por su administración para progresar en los nexos con la isla.

Ello, a pesar de que sigue en pie gran parte del bloqueo económico, comercial y financiero que Washington impone a La Habana desde hace más de medio siglo, lo cual es identificado por Cuba como el principal escollo para la plena normalización.

Luego de su reunión con Raúl Castro, el jefe de la Casa Blanca participó en un foro de negocios realizado por empresarios y emprendedores de los dos países, donde subrayó que la economía cubana está cambiando y Estados Unidos está dispuesto a acompañar ese proceso.

Su última jornada en Cuba estuvo marcada por un discurso ante una representación de la sociedad civil cubana en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso y la asistencia, junto a su homólogo cubano, a un juego amistoso de béisbol entre el seleccionado nacional de la isla caribeña y el equipo Tampa Bay Rays de las Grandes Ligas estadounidenses.

En el discurso, también en presencia de Raúl Castro, compartió su visión de los nuevos escenarios que se abren en la relación de las dos naciones, cuyos pueblos, dijo, poseen valores compartidos, además de estar unidos por lazos históricos y culturales.

(Fuente: PL)