20160313031746-soldados-union-africana.jpg


9:17:44 p.m.

La Unión Africana enviará en las próximas semanas una misión al norte de Malí para estudiar el establecimiento de una fuerza antiterrorista que apoye a las operaciones de paz de Naciones Unidas (MINUSMA) en la región, ha informado una fuente cercana al caso.

“Una misión de la Unión Africana evaluará las amenazas a la seguridad en el norte de Malí en las próximas semanas”, ha explicado la fuente. “Ello permitirá el desarrollo de un plan para establecer una fuerza internacional en la lucha contra el terrorismo”, ha añadido

Un diplomático occidental ha señalado que la fuerza antiterrorista de la Unión Africana, que espera obtener el respaldo de Malí y la ONU, se asemejaría al destacamento enviado el año pasado al Lago Chad para luchar contra los yihadistas de Boko Haram. Por el momento, no se han aportado detalles sobre el número de tropas o los métodos de financiación.

“Sé que recientemente se han mantenido reuniones sobre la creación de una fuerza de intervención, aunque, por lo que sé, no se ha decidido todavía la estructura de la misma”, ha explicado el portavoz del Ejército, el coronel Souleymane Maiga.

El Gobierno de Bamako, así como algunos altos cargos de la MINUSMA, ha solicitado más ayuda en la lucha contra Al Qaeda, que ha recuperado posiciones a pesar de los esfuerzos de Francia, Malí y los ‘cascos azules’.

En 2013, las fuerzas galas expulsaron a los yihadistas de los núcleos urbanos del norte de Malí, pero ahora se han reagrupado. En noviembre de 2015, Al Qaeda del Magreb Islámico atacó un hotel de lujo en Bamako, matando a 20 personas. Según datos recabados por Reuters, al menos 20 malienses y ‘cascos azules’ han fallecido este año.

Algunos detractores señalan que los casi 10.000 efectivos de la MINUSMA no están capacitados para traer la paz a Malí, debido a un mandato poco agresivo en materia antiterrorista. No obstante, Francia, miembro permanente del Consejo de Seguridad, ha señalado que el mandato de la ONU es lo suficientemente robusto, aunque respalda la creación de una fuerza adicional.

“Una mayor contribución de las fuerzas africanas restaría presión a Francia, que podría focalizar su atención en atender la presencia de Estado Islámico en Libia y vigilar la seguridad de las fronteras”, ha explicado un especialista en el tema, Rida Lyammouri.

Pero, además de la financiación, una de las principales dificultades para gestionar la creación del cuerpo antiterrorista pasa por buscar el consenso entre los países implicados, que históricamente han competido por extender su influencia en la región.

(Fuente: Wanafrica)