20160228130515-francisco-recibio-a-presidente-argentino.jpg


7:05:15 p.m.

El papa Francisco recibió este sábado en audiencia en el Vaticano al presidente de Argentina, Mauricio Macri, en el primer encuentro entre ambos desde que el mandatario fue electo en noviembre pasado.

La cita a solas duró 22 minutos, el tiempo habitual en este tipo de recibimientos y sin momentos de extrema cercanía, como algún almuerzo que el Sumo Pontífice mantuvo en Santa Marta con la ex presidenta de Argentina, Cristina Kirchner.

"Buenos días, señor Presidente, ¿cómo le va?", fue la primera frase de Francisco en la Sala del Tronetto. "¿Cómo le va, Francisco? Un gusto", respondió el jefe de Estado.

Serio y adusto, el jefe de la Iglesia católica saludó con un apretón de manos a casi todos los presentes. La única que se animó a darle un beso en la mejilla fue la gobernadora opositora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, narro la prensa argentina.

Macri estuvo presente en la Santa Sede junto a una delegación de diez personas, entre ellas su esposa, la empresaria Juliana Awada. El presidente argentino le entregó al Pontífice como obsequio un poncho típico color marrón, una cruz tallada por una tribu originaria de su país y doce discos compactos de música, incluyendo el tango y otras melodías típicas.

Francisco, por su parte, entregó al mandatario un ejemplar de la encíclica "Laudato si'" y la exhortación apostólica Evangelii Gaudium, dos textos suyos y fundamentales para entender su pontificado. También le obsequió un medallón de olivo "Me gusta dar esta medalla”, —dijo el Papa, de acuerdo con informes del Vaticano— a los Jefes de Estado: un olivo con dos ramas y en el medio hay algo que no funciona, que separa, y el olivo finalmente los une".

Tras la cita, Macri concedió una rueda de prensa en la que contó pormenores del encuentro a hora temprana en el Vaticano, según reproducciones de la prensa argentina en Buenos Aires, presente en Roma con varios enviados.

"Consejos? Me dijo que tenga paciencia, y que no dude en enfrentar los problemas graves de la Argentina, en especial, el narcotráfico y la corrupción", indicó el presidente.

Macri se manifestó "muy contento" de su reunión con el papa argentino, con quien destacó tener una "relación de años", al evocar sus tiempos de jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires y los de arzobispo de Buenos Aires de Jorge Bergoglio. Insistió con que se trató de un mitin entre "dos viejos conocidos porteños que se encontraron en una etapa distinta de sus vidas".

"Hablamos de la gran preocupación por unir a los argentinos, de dejar atrás los rencores, de la importancia de que los argentinos depongamos posiciones extremas, y también del narcotráfico y el daño que le ha hecho a la Argentina", relató Macri.

También subrayó que coincidieron en la necesidad de "recuperar la cultura del trabajo y del esfuerzo, como un elemento dinamizador de la sociedad" y que "la Argentina vuelva a restablecer relaciones con el mundo".

Asimismo, reveló que invitó a Francisco a viajar a la Argentina y el Pontífice respondió que lo hará ni bien pueda, aunque descartó un viaje este año.

"Le comenté mi gran preocupación por unir a los argentinos, dejar atrás los rencores y trabajar en agenda común de futuro para resolver los problemas del país, especialmente la pobreza y el narcotráfico", resaltó Macri.

Un comunicado que difundió luego el Vaticano destacó "el buen estado de las relaciones bilaterales entre la Santa Sede y la República Argentina" y detalló los temas abordados.

"Durante el transcurso de los cordiales coloquios, que manifiestan el buen estado de las relaciones bilaterales entre la Santa Sede y la República Argentina, han sido abordados temas de mutuo interés, tales como la ayuda al desarrollo integral, el respeto de los derechos humanos, la lucha a la pobreza y el narcotráfico, la justicia, la paz y la reconciliación social", indicó el Vaticano.

Luego de la reunión con el Papa, Macri mantenía un nuevo encuentro con el premier italiano, Matteo Renzi, —con quien ya se vio en Buenos Aires a mediados de febrero— en el Palazzo Chigi, sede de la jefatura de Gobierno de Italia.

Más tarde, en el Palazzo del Quirinale se entrevistaba con el presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, y por la noche, emprendía su regreso a la Argentina.

(Fuente: ANSA)