20160228040550-italiano-gianfranco-rosi.jpg

 

10:06:08 p.m. 

El documental “Fuocoammare” del italiano Gianfranco Rosi sobre el drama de los migrantes que arriesgan la vida cruzando el Mediterráneo para llegar a Europa ganó este sábado el Oso de Oro a la mejor película del Festival de cine de Berlín. 

“Espero que este filme sirva para hacer tomar conciencia de que la gente no puede seguir muriendo en el mar para escapar a una tragedia”, dijo Rosi al recibir el premio. 

El realizador, ganador del León de Oro en Venecia en 2013 con “Sacro GRA”, agradeció a los organizadores de la Berlinale haber tenido el valor de seleccionar dos documentales –un género a menudo relegado como menor– entre las 18 películas que competían por los codiciados osos berlineses. 

“Fuocoammare” (literalmente “fuego en el mar”) fue muy aplaudido y su triunfo parecía adquirido de antemano, siendo plebiscitado por la prensa internacional antes de conocerse el palmarés. Sin voces en “off” ni comentarios, cuenta la vida cotidiana de los habitantes de la isla italiana de Lampedusa y la de miles de indocumentados que llegan por barco, arriesgando y en algunos casos perdiendo su vida. 

La crisis de los refugiados sobrevoló de principio a fin este festival tradicionalmente muy político desde su creación en plena guerra fría y que había seleccionado varios filmes sobre el tema. 

El director de la Berlinale Dieter Kosslick había adelantado meses antes que quería sumar la voz de su festival a la campaña de solidaridad con los cientos de miles de migrantes que siguen llegando a Europa desde MedioOriente y el norte de África. 

El fenómeno genera un fuerte debate en Alemania y del resto de Europa, donde en los últimos meses creció el descontento en la opinión con la política voluntarista de brazos abiertos de la canciller Angela Merkel. 

 El actor norteamericano George Clooney, presente para la presentación de la comedia de los hermanos Coen “¡Ave, César!” –que abrió el evento la semana pasada– rindió homenaje tras reunirse con Merkel “a todos los benévolos” que ayudan a los refugiados en Alemania. Pero la estrella de Hollywood se molestó cuando un reportero le preguntó qué había hecho él, concretamente. “Esa pregunta me parece muy extraña”, respondió.

El Oso de Plata al Mejor director fue para Mia Hansen-Love 

El Oso de Plata al Mejor director fue para la francesa Mia Hansen-Love por su película “L’Avenir”, sobre una profesora de filosofía que comienza una nueva vida luego de que su marido la abandona. El Gran Premio del Jurado recompensó a “Muerte en Sarajevo” del bosnio Danis Tanovic. 

La danesa Trine Dyrholm ganó el Oso de Plata a la Mejor actriz por su papel en “Kollektivet” (La comunidad) del danés Thomas Vinterberg, ambientada en los años 1970. 

El Oso de Plata al Mejor actor recompensó por su parte la actuación deltunecino Majd Mastoura en “Hédi”, la primera película árabe en competencia en la Berlinale en dos décadas, sobre una historia de amor y emancipación tras la revolución de 2010 en Túnez. 

Completamente ausente este año de la selección oficial de filmes en competencia por el Oso de Oro, América Latina no se fue sin embargo con las manos vacías de la capital alemana gracias a varios premios cosechados en las secciones paralelas a filmes de Chile, Argentina y México. 

El joven cine chileno se llevó la mejor parte. La película “Nunca vas a estar solo”, de Alex Anwandter, obtuvo el Premio Especial del jurado de los “Teddy” que recompensan al margen de la Berlinale a filmes de temática homosexual. 

La película “Rara” sobre una pareja de lesbianas de la chilena Pepa San Martín, ganó —también con una denuncia de la intoleracia— el Oso de Cristal del jurado internacional de la sección Generation Kplus. 

En la sección Generation 14plus, el filme “Las plantas” del chileno Roberto Doveris obtuvo un Gran Premio del Jurado Internacional y una Mención Especial del jurado joven. La película cuenta la historia de una chica que debe hacerse cargo de un hermano en estado vegetativo. 

(Fuente: Wanafrica)