20160223112658-homenaje-a-eco-en-milan.jpg


5:27:40 a.m.

El mundo de las letras y también el de la política lloró la muerte del preclaro pensador y escritor italiano Umberto Eco, quien será homenajeado el martes próximo en Milán, día en que su féretro será expuesto durante un rito civil en el "Castello Sforzesco". (Foto: Los restos de Eco trasladados para el velatorio en Milán.) 

Así lo indicaron los familiares de Eco, quien se marchó de este mundo en la tarde del viernes a los 84 años de edad. La muerte se produjo en su casa, a raíz de un cáncer, según la prensa italiana.

Entre sus libros más destacados están "El nombre de la rosa" (1980), que vendió más de un millón de copias y fue traducida a varios idiomas, y "El péndulo de Foucault" (1988).

Para el premier italiano, Matteo Renzi, fue "una pérdida enorme para la cultura, que echará de menos su escritura y su voz, su pensamiento agudo y vivo". Renzi destacó la "inteligencia única" de Eco, "un ejemplo extraordinario de intelectual europeo". También en España, el presidente en funciones, Mariano Rajoy, agregó que la obra del escritor piamontés "permanecerá en nuestra memoria".

"Umberto Eco ha sido un gran humanista" y con su muerte "las bibliotecas han perdido a un lector insaciable, la universidad a un profesor brillante y la literatura a un escritor apasionado", destacó el presidente francés Francois Hollande, al recordar al semiólogo fallecido anoche en su casa de Milán.

"Saludo a la memoria de este gran italiano que ha sido siempre un gran amigo de Francia", destacó Hollande, quien destacó la figura del "filósofo y linguista, quien se interesaba por todo porque consideraba que en la sociedad todo es un signo".

"Eco fue un gran erudito que se sentía cómodo tanto con la historia medioeval como con los dibujos animados: fue uno de los primeros académicos en defenderlos an los años '60", subrayó el mandatario francés, quien recordó las palabras pronunciadas por el novelista en enero del 2012, cuando fue nombrado Commandeur de la Legion d'Honneur, el máximo honor concedido por el estado francés.

"Para mi Francia ha sido siempre una segunda patria. En ciertos aspectos conozco mejor a la literatura francesa que a la italiana", había dicho Eco aquella vez.

"Umberto era un hombre hacia el cual tenía una relación de admiración total, un personaje con una cultura que daba miedo y que tenía además una extraordinaria alegría de vivir", recordó hoy desde París el director de cine Jean-Jacques Annaud, quien en 1981 realizó la versión cinematográfica de "El nombre de la rosa", en base al libro del italiano.

"Eco era uno de mis amigos más queridos", añadió Annaud, tras destacar que el semiólogo era una extraña "combinación entre el hombre erudito y el que ama reír y comer".

"Se divertía por todo, estaba lleno de alegría, era un monstruo de la memoria: leía una página y lograba repetirla sin errores. Además, estaba muy comprometido políticamente, y muy enojado con Silvio Berlusconi: esa fue la batalla de su vida", destacó Annaud a France Info.

Desde Argentina, donde el italiano trazó fuertes lazos, la vicepresidenta, Gabriela Michetti, destacó "el gran legado literario" del pensador. "Quién no se cautivó con 'El nombre de la rosa'? Que en paz descanse Umberto Eco", escribió en la red social Twitter. Eco tenía una relación especial con ese país sudamericano: admiraba al mítico escritor Jorge Luis Borges y era amigo del semiólogo Eliseo Verón, fallecido el año pasado.

La última novela de Eco fue "Número cero", que se publicó en 2015. Además de sus relatos de ficción, escribió numerosos ensayos sobre semiótica, estética medieval, lingUística y filosofía.

Cuando una vez se lo consultó sobre su oficio, el italiano respondió "yo soy filósofo, escribo novelas sólo los fines de semana".

Había nacido en Alessandría, en el norte de Italia, el 5 de enero de 1932 y estudió Filosofía en la Universidad de Turín, donde fue profesor tiempo después.

También impartió clases en Milán, Florencia y en Bolonia, universidad donde creó la primera cátedra de Semiótica.

Fue condecorado con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación en el año 2000 y fue, además, miembro del Foro de Sabios de la Mesa del Consejo Ejecutivo de la UNESCO.

(Fuente: ANSA)