20160218132648-40.si-.jpg


7:26:55 a.m.

El odio, la ira, el racismo, el extremismo religioso y cultural, el separatismo y los sentimientos antigubernamentales crecen a un ritmo sin precedentes en Estados Unidos, con un alarmante incremento de los llamados "grupos de odio".

Un salto de crecimiento estadístico en el número de afiliados muestran organizaciones extremas de discriminación racial como el Ku Klux Klan, por un lado, que en 2014 sumó a más del doble de células activas. Además, asociaciones de negros separatistas, inspirados en el crecimiento del movimiento contra los blancos y los judíos también muestran una llamativa expansión de adeptos y de acciones.

La recopilación de datos se transformó en una denuncia de la espiral de radicalización que muestra el clima cultural y ciudadano de Estados Unidos, gracias a una revisión del Southern Poverty Law Center, una asociación histórica nacida para la defensa de los derechos civiles.

La entidad ahora controla y monitorea las actividades de los diversos grupos extremistas. Por primera vez en 5 años, los "grupos de odio" han aumentado en promedio un 14%, y con ellos los que combaten a los homosexuales, las agrupaciones contra el Islam y los que se oponen a los inmigrantes.

Southern Poverty Law Center acusa, en particular, a Donald Trump, precandidatos a la presidencia de Estados Unidos, porque está incentivando a la derecha radical. "El 2014 fue un año caracterizado por un alto nivel de violencia política, enorme rabia en el electorado, y por un crecimiento significativo de grupos de odio", dijo al periódico The Washington Post el director del Centro, Mark Potok.

(Fuente: ANSA