7:24:19 a.m.

Versión de la declaración a la prensa de Su Santidad el Papa Francisco, de la Iglesia Católica, y Su San­tidad Kirill, Patriarca de la Iglesia Or­to­doxa de Moscú y de Toda Rusia, al concluir el encuentro:

 Palabras del Papa Francisco: 

Santidad;

 Eminencias;

Reverencias:

Hablamos como hermanos, tenemos el mismo bautismo, somos Obispos; hablamos de nuestras Iglesias y coincidimos en que la unidad se hace caminando. Hablamos claramente, sin medias palabras.  Y le confieso que he sentido la consolación del Espíritu en este diálogo.

Agradezco la humildad de Su Santidad, hu­mildad fraterna y sus buenos deseos de unidad.

Hemos salido con una serie de iniciativas que creo que son viables y se podrán realizar; por eso quiero agradecer una vez más a Su Santidad su benévola acogida, como asimismo a los colaboradores, y nombro a dos:  Su Eminencia el Metropolita Hilarión y Su Eminencia el Cardenal Koch, con todos sus equipos que han trabajado para esto.

No quiero irme sin dar un sentido agradecimiento a Cuba, al gran pueblo cubano y a su Presidente aquí presente; le agradezco su disponibilidad activa, si sigue así, Cuba será la capital de la unidad y que todo esto sea para gloria de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo y pa­ra el bien del santo pueblo fiel de Dios, bajo el manto de la Santa Madre de Dios (Aplausos).

Palabras del Patriarca ortodoxo ruso Kirill:

Su Santidad,

Sus Excelencias,

Queridos hermanos y hermanas,

Señoras y señores, 

Nosotros durante dos horas hemos tenido una discusión abierta, con pleno entendimiento de la responsabilidad para nuestras Iglesias, para nuestro pueblo creyente, para futuro del cristianismo y para futuro de la civilización humana. Fue una conversación con mucho contenido, que nos dio la oportunidad de entender y sentir las posiciones de uno y otro. Y los resultados de la conversación me permiten asegurar que actualmente, las dos Iglesias pueden cooperar conjuntamente defendiendo a los cristianos en todo el mundo; y con plena responsabilidad, trabajar conjuntamente, para que no sea guerra, para que la vida humana se respete en todo el mundo, para que se fortalezcan las bases de la moral personal, familiar y social, y que a través de la participación de la Iglesia en la vida de la sociedad humana moderna se purifique en nombre de nuestro Señor Jesucristo y del Espíritu Santo.

(Fuente: Granma/ACIP)