20160203142823-mexico-vence-a-cuba-serie-caribe-2016.jpg

 

7:41:31 a.m.

Ciego de Ávila cayó fácilmente 9-3 ante el campeón mexicano Venados de Mazatlán. Nuestro pitcheo abridor falló, fue incapaz de dominar. Ni el que inició, Vladimir García, ni su rescate Yoanni Yera, pudieron controlar sus envíos y al estar debajo en los conteos fueron castigados con facilidad. Esa deficiencia nos sacó bien temprano del juego y aunque bateamos más que los adversarios, los lanzadores fueron incapaces de someter a sus rivales en los momentos decisivos. 

Aunque la ofensiva cubana llevó más imparables al pizarrón del estadio Quisqueya Juan Marichal, la diferencia con sus oponentes estribó en que de los 11 jits avileños, solo uno fue extrabase, el doble de Yulieski Gurriel abriendo la sexta entrada, donde los dirigidos por Machado registraron las únicas tres que anotaron. Sus adversarios en cambio, de los nueve incogibles, cuatro alcanzaron más de una almohadilla, tres dobles y un jonrón. Dos de esos biangulares remolcaron a cinco de los nueve que pisaron el home por los mexicanos. 

Además, seis de los jits de los de la Mayor de las Antillas sobrevinieron después de dos outs, es decir, cuando la ofensiva está obligada a producir in extremis, pues un fallo cierra el inning. Al respecto, el timonel de los Tigres,  le faltó agresividad a los hombres que abrieron entradas. 

Por lo regular los directores no cambian las alineaciones cuando vencen, pero es muy probable que ante la derrota se modifique el orden al bate.. Es un certamen corto y no se puede esperar que alguien entre en forma, porque no da tiempo, el calendario es exigente y ha de buscarse rápido la recuperación. De modo que los Tigres de Ciego de Ávila están obligados a producir con hombres en bases y no dejar como en esta apertura a diez esperando por un batazo. 

Sin embargo, la máxima responsabilidad en el revés la tuvieron los serpentineros. A este nivel cinco boletos, más uno intencional y un pelotazo, y estar siempre por debajo en los conteos, cuesta mucho y caro. Si bien la competencia es corta y un revés inicial pesa, el conjunto no está fuera, tiene para pelear en los tres partidos que restan. Y  esta, la que se vio en el debut, no es la verdadera cara de nuestra selección. 

Lo cierto es que es la tercera derrota consecutiva abriendo una Serie del Caribe desde el regreso cubano a esta reunión beisbolera y los tres fracasos han sido rubricados por México. En el 2014 fue Naranjeros de Hermosillo y en el 2015 Tomateros de Culiacán, que después terminó siendo víctima de Pinar del Río en la final. 

Juan José Pacho, manager de los Venados,  explicó que la designación de Eddy Gamboa para lanzarle a Ciego de Ávila, respondía a que los bateadores cubanos ven poco la bola de nudillos y esa es el arma principal del serpentinero que se acreditó el importante triunfo. 

El director, quien ganó en el 2005 la Serie del Caribe con este mismo conjunto, expresó que tanto entonces como ahora ha contado con un elenco de mucha calidad y muy cohesionado. Gamboa estuvo muy bien y Sebastián Valle nuestro receptor inmenso a la ofensiva y con una todavía más decisiva labor detrás del plato.

Valle confesó que no le había recibido nunca a un nudillista como Gamboa, pero que él le dio confianza “hablamos mucho antes del juego. Luego en el partido, cuando los bateadores cubanos dejaron de tirarle a la bola de nudillos, optó por el cambio de velocidad y la recta cortada”. Y Gamboa admitió que fue a ese último envío al que mejor le pegaron sus rivales, “por suerte los relevos hicieron bien su trabajo y nos llevamos el triunfo”. 

Pacho dijo que pese a la victoria, holgada en el marcador, “fue un juego difícil, cualquier equipo cubano es guerrero y este salió debajo y emparejó el desafío”. 

Por Cuba, Yorbis Borroto de 3-2 y Yulieski Gurriel de 5-2, fueron los únicos que batearon más de un jit, en tanto los empujadores no fueron los tradicionales tercero, cuarto o quinto en el turno al bate, sino el sexto (Ariel Borrero) y el noveno (Lourdes Gurriel), este último con dos de las tres. 

Al cierre de esta información, el dominicano Leones del Escogido se medía a los otros Tigres de esta lid, los de Aragua, representativo venezolano, que de vencer se colarían como el segundo clasificado a semifinales.