20160131023915-microcefalia-zika-brasil.jpg


8:38:46 p.m.

El número de casos de nacimientos de  bebés con microcefalia en Brasil se duplicó en una semana,  y por primera vez se estableció la relación entre el virus zika y esta anomalía que afecta a nueve estados en la región noreste, principalmente al de Pernambuco. El mayor riesgo de contagio a embarazadas se produce en los tres primeros meses de gestación.

En un comunicado el Ministerio de Salud  informó que se trata de "una situación inédita en la investigación científica mundial", y que la causa, según sospechan, es el llamado virus zika, transmitido por el mismo mosquito responsable de la diseminación de otras dos enfermedades: dengue y chikunguña.

De acuerdo con las autoridades sanitarias brasileñas, el vínculo se estableció tras efectuar un examen de laboratorio a un bebé nacido con microcefalia en el estado de Ceará. La prueba confirmó que el pequeño, que tenía otras enfermedades congénitas y falleció, tenía el virus del zika.

Además de la muerte del bebé en Ceará se registraron otros dos fallecimientos por zika, un adulto que padecía lupus y cuyo sistema inmunológico era débil y una adolescente de 16 años.

Este mes, la Polinesia Francesa informó que también documentó casos de microcefalia en fetos y recién nacidos luego de una epidemia de zika que afectó al territorio en el Pacífico en 2013 y 2014.

De modo que los trabajos de investigación deben continuar para aclarar cómo se transmite el virus, su actuación en el organismo y cómo la infección afecta al feto, que nace con microcefalia (cabeza pequeña).

Cuando los bebés nacen los médicos toman la medida del contorno de la cabeza del bebé en su parte mayor (perímetro encefálico), para ver si es igual o menor de 33 cm. Lo normal para un bebé es entre 34 y 37 cm, dependiendo de en qué semana de gestación nace.

Cuando ocurre un proceso de infección, entre el primer y cuarto mes de embarazo, el agente que causa la infección provoca un proceso inflamatorio que deja cicatrices en el cerebro del pequeño.

Esas áreas están muertas, calcificadas, el cerebro no logra crecer bien sino en forma desorganizada y aparecen otros problemas en su estructura.

En Brasil se están viendo muchos bebés con cabezas pequeñas, de 27, 28 o 29 cm. Cada recién nacido será afectado en forma diferente, pero estos bebitos necesitarán ser tratados por neurólogos toda su vida.

Algunos mostrarán secuelas menores, pero también puede haber consecuencias graves, como no hablar, no caminar o presentar alteraciones en todo el desarrollo psicomotor.

Como en un principio los bebés están activos, algunas madres piensan que su cabeza va a crecer y a quedar normal. Pero la realidad es diferente y devastadora: Cuando llegue el momento de realizar otras funciones, el cerebro tendrá limitaciones.

El virus del zika es endémico del oeste de África y tiene síntomas parecidos al dengue o el chikunguña, pero hasta ahora era considerado menos grave, por lo que su notificación no es obligatoria en Brasil.

También es transmitido por el mosquito Aedes aegypti y provoca fiebre, dolor de cabeza, dolores corporales y manchas rojizas en la piel.

Las madres pueden no presentar casi ningún síntoma, pero eso no impide que la infección perjudique al niño.

(Fuente: BBC)