20160122063216-poster-cronicas-de-caribe-cuban-research-institute.jpg

 

12:21:16 a.m. 

Con la participan del  autor, Jesús Ángel Díaz Loyola, y los hijos del protagonista, Manuel Antonio y Nelson Álvarez Casado, tendrá lugar mañana, a las 20:00 h, en Books & Books del Cuban Research Institute (CRI) de la Universidad Internacional de la Florida (FIU), la presentación del libro Crónicas del Caribe, biografía de un asturiano que emigró para fundar la radio en Cuba, premiado y publicado bajo el sello de la editorial Stella Maris, España, en 2015. 

Escrito en primera persona y con trazos novelescos, “Crónicas…” cuenta la vida real de “Manolín” Álvarez, un asturiano que decide “hacer las Américas” y llega a La Habana a bordo de La Normandie, en 1905. En Cuba, y para ganarse la vida, construye con sus propias manos la primera emisora de radio de la isla.  

Su voz comienza a ser conocida hasta el punto de convertirse en testigo de primera mano de los grandes acontecimientos que revolucionaron el siglo XX. Por su vida pasan los coterráneos que llegan a Cuba tras la Guerra Civil Española; García Lorca, Antonio Machín y Gabriela Mistral y también los soldados de Fulgencio Batista y los rebeldes de Fidel Castro, la revolución, los que dan la vida por ella y los que deciden abandonarla camino del exilio. 

Crónicas… es un libro pero también un expediente que nos facilita andar y desandar el tiempo entre las distintas etapas que debió vivir un emigrado “atraído por el sueño de hacer Las Américas”, de acuerdo con Díaz Loyola. 

Se trata, en fin, de una historia cronicada o de una crónica de la historia. Disfrutable en forma, y verificable por el contenido —investigado y probado— Crónicas del Caribe es por sobre todas las cosas un libro en que autor y protagonista van prendidos del mismo cordón umbilical a una madre cuya voz aún surca el éter clamando el justo reconocimiento por la obra de dos hijos apasionados por un invento que de la Madre Patria trajo el uno a la tierra del otro. 

De uno u otro modo, tanto “Manolín” como Jesús Ángel, habitan la misma lejanía, emprenden —a la inversa— la misma ruta y sufren el mismo dolor por la familia lejana, las costumbres quebradas y el trabajo sin descanso. 

Jesús Díaz Loyola, nació en la ciudad portuaria de Caibarién, en 1964, terruño donde el testimoniante vivió más de 80 años. Actualmente reside en Madrid. 

Estudió periodismo en la Universidad de Oriente, Santiago de Cuba. Fue redactor-reportero de prensa en el diario Vanguardia, de Villa Clara, en Radio Progreso, Radio Rebelde, Radio Habana Cuba y en la Agencia de Información Nacional (AIN). 

Crónicas revindicativas 

Crónicas del Caribe coloca los hechos en su justo lugar y es es el resultado de tres décadas de búsqueda, en la cual el colega Díaz Loyola anotó pacientemente la vida de Manolín, rastreó las huellas de su infancia hispana y armó su historia, gracias al sólido vínculo afectivo-espiritual que los uniera, así como a la relación mágica que los dos establecieron con la radio en nuestra plataforma insular. 

La historia de Manolín comienza en el otoño de 1899, a la luz de la invención de la radio por Guillermo Marconi. 

En el seno de una familia española en Carreño, Asturias, cuando era un mozalbete de trece años, sin el viento de la edad a su favor, se resistió a continuar viviendo en su pueblo natal: la parroquia de Santiago de Ambás. 

Al llegar a La Habana, vivió en el Centro de Detención de Tiscornia, la cruenta página de la leyenda negra de la inmigración en Cuba. Toreó el chantaje y las incomprensiones de petulantes cuando pretendió enseñar la radio como un invento humano, y experimentó amarguras de todo tipo en el gran ruedo de la vida. 

En 1920, Manolín inició una complicidad idílica con la radio. El camino fue afanoso y azaroso y lo llevó a las rutas creativas del diálogo con el pueblo, la creación de emisoras y la recreación estético-artística e informativa de cuánto aconteció a su alrededor. 

Dos años antes de la primera transmisión oficial de radio en Cuba, abrió su legado histórico desde Caibarién, en 1920, cuando inauguró la 6EV, una planta con 20 watts y banda de 225 metros, que cimentó el firmamento sonoro de una época. 

Los reportes periodísticos de esa época socio-histórica guardan constancia justiciera de los tiempos gloriosos que protagonizó el ilustre asturiano. 

Un lustro después de la 6EV, en 1925, «Manolín» se empeñó y formó otra planta de radio con las siglas 6LO. En 1930, consiguió la tercera emisora, y la denominó CMHD, la cual era escuchada en la banda de 325 metros con una potencia de 250 watts, la mayor entre las emisoras del interior del país. 

El alcance humano del invento traspasó los límites de Caibarién, y Álvarez dispuso la fundación de la emisora CMHA, en Sagua la Grande, ciudad costera del norte cubano. 

En la médula de su quehacer se encuentra, sin duda alguna, la tenacidad del emigrante asturiano por llegar con su brazo a cualquier lugar del mundo.  Sus emisiones inagotables trascendieron fronteras y llevaron el mensaje de las ondas hertzianas a gran parte de Las Américas. 

En Cuba, se relacionó con los círculos literarios de su tiempo y pudo codearse con grandes celebridades como el poeta, escritor y dramaturgo granadino, Federico García Lorca (1898-1936), quien visitó a Caibarién, su pueblo cubano, en el verano de 1930, junto al hispanista José María Chacón y Calvo (1892-1969), a quien García Lorca había conocido en España, en 1922. Trató a la poetisa y escritora chilena, doña Gabriela Mistral (1889-1957), Premio Nobel de Literatura, quien también recorrió la Villa en 1931. A todos los conoció cuando la radio los hacía brillar. 

En 1982, el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) le reconoció la paternidad de la radio. 

"Manolín Álvarez transmitió en 1917 las primeras señales de radio en Cuba", reza una placa en la casa donde tuvo su primera emisora en la calle de Céspedes No. 7, en Caibarién. 

En la casa donde nació y vivió, en Santiago de Ambás, Carreño, Asturias, le recuerdan desde 1991, cuando Manuel habría cumplido 100 años. El Ayuntamiento de Carreño suscribió allí: "como homenaje a uno de sus hijos más distinguidos y que llevó en su corazón y en las ondas, el título para él más amado de ser español y de su asturiana Ambás, en Carreño". (Tomado de Crónicas del Caribe: homenaje al Padre de la Radio en Cuba) 

La presentación en el CRI 

Jorge José Rodríguez Borges, periodista cubano radicado en EE.UU., tendrá a su cargo las apalabras de presentación, en el Books & Books del Cuban Research Institute (CRI) de la Universidad Internacional de la Florida (FIU). 

Nadie mejor que Rodríguez Borges, si de la radio se trata, pues bien la anduvo con su Micrófono en Riste durante sus años juveniles de intenso reporterismo investigativo. Pero, además, conocedor en detalle de la vida profesional del autor, y de como este desarrolló con paciencia y perseverancia su obra sobre Manolin. 

El Instituto Cubano de Investigación (CRI) de la Universidad Internacional de Florida (FIU) es el centro más importante de la nación para la investigación académica y programas públicos sobre temas cubanos y cubano-americanos. 

La entidad —fundada en 1991— ha organizado cientos de eventos académicos y culturales, que abarcan la historia cubana y cubano-americana, la política, la sociedad y las artes, a través de seminarios, conferencias, charlas, conciertos, presentaciones de libros y proyecciones de películas. 

Una espontánea presentación en Cuba 

Las sedes de la UNEAC, en Caibarién, y la casa-galería del artista plástico remediano Fernando Antonio Betancourt, fueron los espacios que acogieron al autor y su obra durante una breve estancia en Cuba a la que Jesús Ángel llegó con el deseo de compartir con su familia, pero también con una veintena de ejemplares que luego regaló a personalidades e instituciones, con el ánimo de “diseminar la valiosa semilla informativa”. 

“Que el Jurado —entre casi un centenar de piezas competidoras— seleccionase a ésta cubana, dice mucho de su fineza, importancia e instrucción”, expresó Pedry Roxana Rojo quien compartió con el periodista Luis Machado Ordetx,  la presentación del libro, el 25 de octubre de 2015 en la histórica villa de San Juan de los Remedios. 

Como declaró Yandry Garciandía —presidente de la UNEAC caibarienense, homólogo de Fernando en su vecino territorio— fue una linda noche durante la semana de la Cultura en Caibarién, que el 26 de octubre terminó "celebrando" su aniversario fundacional transida de aguaceros. (Fuente: Atriopress