20160119060023-el-cristo-en-lampedusa.jpg

 

11:53:53 p.m. 

El Cristo en la cruz de remos que obsequiara al Papa Francisco el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, General de Ejército Raúl Castro Ruz, ya se ha colocado en el altar de la Iglesia de San Gerlando, en Lampedusa. 

Después de ser llevado en procesión por diferentes santuarios de la Arquidiócesis de Agrigento, en Sicilia, ha llegado a la mayor de las islas del archipiélago de las Pelagias, con el nombre de Cristo del Mediterráneo, pues así han comenzado a llamarle. 

La primera exhibición del inmenso crucifijo, que reposará permanentemente en la Iglesia de San Gerlando, precedió la Misa del Domingo. En esta ocasión, la ceremonia fue oficiada por el Cardenal Francesco Montenegro, quien dio las gracias públicamente al Papa Francisco y al Presidente cubano por hacer posible esta celebración. 

Igualmente, Montenegro agradeció la presencia del autor de la obra, Alexis Leyva Machado (Kcho) y del encargado de negocios en la Santa Sede, Jorge Quesada, en la isla de Lampedusa. 

Kcho, por su parte, expresó que el Cristo en la cruz de Remos “no había sido realizado solo por él, sino por todo el pueblo de Cuba”. Los aplausos de todo el auditorio interrumpieron su discurso, que continuó luego señalando que con la obra Milagro llegaba a Lampedusa el corazón de la Isla caribeña. 

La cruz, al estar hecha de remos, encuentra en los habitantes de este lugar a personas tristemente identificadas con la tragedia de la emigración, pues más de 25 000 seres humanos han perdido la vida en las últimas dos décadas, tratando de cruzar el Canal de Sicilia. 

Por eso el Papa Francisco decidió realizar su primer viaje como Sumo Pontífice de la Iglesia católica a esta isla italiana, donde alertó al mundo sobre la globalización de la indiferencia hacia el prójimo. 

Horas antes de la misa de este do­mingo, los cubanos visitaron la llamada Puerta de Lampedusa-Puerta de Europa, una pieza de grandes dimensiones del artista Mimmo Paladino, ubicada a orillas del mar, para recordar a aquellos que han perdido su vida cruzando las aguas del Mediterráneo. 

(Fuente: Granma/Danny González Lucena)