20160107230154-injerencia-estadounidense-e.jpg

 

5:05:13 p.m. 

En un contexto en el que en Venezuela se instala una nueva Asamblea Nacional, con mayoría de ultraderecha, los intereses imperiales han salido a relucir a través de comunicados internacionales de carácter injerencista. 

Este martes 5 de enero se instaló en Venezuela una nueva Asamblea Nacional dominada por la ultraderecha que amenaza con aprobar leyes antipopulares y de corte neoliberal, además de derrocar al Gobierno Bolivariano, liberar a los políticos que fueron encarcelados por crímenes y atacar al resto de los poderes del país. 

En medio de este escenario, algunas organizaciones y personalidades internacionales, así como diferentes naciones emitieron comunicados de congratulaciones por el nuevo Parlamento, pero con mensajes injerencistas que irrespetan la soberanía venezolana. 

El Gobierno de Costa Rica expresó a través de un texto su "preocupación" por la utilización del recurso contencioso de revisión del resultado electoral, como un “instrumento que impediría la proclamación oficial de cuatro diputados electos y, eventualmente, la continuidad del trabajo legislativo a partir del próximo 5 de enero del 2016”. 

Asimismo, el Ejecutivo costarricense exhortó a las autoridades electorales y partidarias del país suramericano a que se abstengan de comprometer la legitimidad del voto popular, y enaltezcan los principios y valores democráticos tan dificultosamente alcanzados por los pueblos de América. 

La Cancillería de Venezuela rechazó esta misiva, y la calificó como un acto inamistoso, que además evidencia cómo esa institución se presta de vasallo a intereses imperiales y subalternos de potencias extranjeras. 

El insolente e inaceptable comunicado de la Cancillería de Costa Rica constituye una violación flagrante y deliberada tanto del Derecho Internacional como de principios expresamente consagrados en la carta de Naciones Unidas (...)", asegura el Ministerio de Relaciones Exteriores venezolano. 

Por medio de un comunicado emitido por el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., John Kirby, la nación norteamericana felicitó a Venezuela por la instalación del Parlamento, no obstante, este mensaje sobrepasó las barreras de congratulaciones y se tornó injerencista. 

Kirby pidió resolver la disputa sobre los cuatro diputados impugnados y además pidió la liberación de los políticos que han sido encarcelados por sus acciones criminales. 

“Continuamos preocupados por la controversia alrededor de los escaños de algunos representantes electos y pedimos que resuelva esta disputa de una manera que sea transparente y que refleje las preferencias de los votantes venezolanos”. 

“En reconocimiento de la instalación de la Asamblea Nacional y para facilitar el diálogo, pedimos de nuevo la liberación de todos los encarcelados por sus creencias y actividades políticas”. 

El mandatario venezolano, Nicolás Maduro, rechazó estas declaraciones y acusó al funcionario norteamericano inmiscuirse en los asuntos internos de su país. 

"Hoy el Departamento de Estado sacó un comunicado metiéndose en los asuntos que son sólo de los venezolanos. ¿Qué tiene que ver el Departamento de Estado con la instalación de la Asamblea Nacional de mañana?", dijo Maduro el pasado lunes con respecto a la nota de Kirby. 

Asimismo, el dignatario venezolano resaltó que nadie debe inmiscuirse en los asuntos de su nación y llamó a la población a no dejarse "mancillar" por las acciones de la derecha internacional. 

De igual manera, la Unión Europea (UE) destacó la importancia de que la nueva Asamblea Nacional de Venezuela pueda cumplir plenamente sus prerrogativas constitucionales y que se respete el voto del pueblo. 

Asimismo, los portavoces de la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, manifestaron que la instalación del Parlamento será "clave para la democracia en Venezuela". 

En un comunicado exhortaron a los diputados electos a "participar de forma constructiva en el debate, el diálogo y, donde fuera necesario, en el consenso negociado sobre las propuestas que hagan frente a los desafíos económicos, sociales y de seguridad de Venezuela". 

Los portavoces destacan que con esta nueva Asamblea de mayoría opositora, el bloque regional está preparado para reforzar sus relaciones con Venezuela. 

Por su parte, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, saludó la instalación de la AN venezolana y el "triunfo de la voluntad popular". 

Días atrás, Almagro pidió que nadie distorsione la voz del pueblo venezolano (resultados electorales) "con estratagemas de dudosa juridicidad, ni reclamando decisiones viciadas de parcialidad a organismos reconstituidos para la ocasión".  

 (Fuente: TeleSURtv)