20160102064833-foto-malecon-banderas-ano-n.jpg

 

12:35:52 a.m. 

¡Bienvenido “Año 58 del triunfo de la Revolución”!

Más de medio siglo después, en la nación caribeña se desarrolla un proceso de actualización del modelo económico y social que busca garantizar la continuidad y el fortalecimiento del sistema adoptado en la isla en aras del desarrollo nacional, bajo la premisa de un socialismo próspero y sostenible. 

Para los cubanos, el 1 de enero de 1959, con la consiguiente entrada triunfal —siete días después— de Fidel Castro a La Habana, representó el inicio de una etapa de transformaciones que pusieron fin a un sistema favorecedor de élites políticas y económicas, tras lo cual se comenzó a crear un país abocado al beneficio de la mayoría de la población. 

De ahí que una de las primeras medidas tomadas por el Ejecutivo revolucionario fuese la Ley de Reforma Agraria, que proscribió el latifundio con la nacionalización de las propiedades de más de 402 hectáreas y entregó la tierra a decenas de miles de campesinos. 

A esa le siguieron otras iniciativas memorables, entre ellas una campaña de alfabetización que en apenas un año (1961) convirtió a Cuba en el primer territorio libre de analfabetismo de América Latina. 

Desde entonces nada se ha detenido: más de medio siglo después los resultados de las políticas de corte social en Cuba son visibles, pese al bloqueo económico, financiero y comercial más largo de la historia impuesto por Estados Unidos, y que niega a la isla inversiones, financiamiento, avances tecnológicos, medicinas y alimentos. 

(Fuente: PL)