20151124105147-bases-cerrar-fileminimizer-.jpg


4:50:25 a.m.

El IV Seminario Internacional de Paz y por la Abolición de las Bases Militares continúa hoy aquí sus sesiones de trabajo con la presencia de más de 200 pacifistas de 46 países.

El desarme nuclear, el fin del bloqueo a Cuba, las bases militares como una fuerza de guerra y los efectos negativos de los enclaves castrenses, son algunos de los temas que se analizarán.

Con la colocación de una ofrenda floral en el monumento a la heroína cubana Mariana Grajales en la Plaza que lleva su nombre, comenzará la segunda jornada de debates, en los salones de esa institución.

El evento, que desde la víspera y hasta el próximo día 25 se celebra en esta ciudad, es una tribuna de denuncia de las políticas injerencistas de Estados Unidos, según declaraciones de sus participantes.

Se celebra justamente en esta provincia del extremo oriente cubano, porque parte de su territorio esta ocupado por la ilegal base naval norteamericana, establecida contra la voluntad del pueblo en 1903, como parte del Tratado de Bases Navales y Carboneras, cancelado por Cuba desde 1960, lo cual Estados Unidos se niega a aceptar.

La devolución de esa zona es una de las principales exigencias de los cubanos desde el triunfo de la Revolución y constituye un elemento clave en el actual proceso hacia la normalización de relaciones entre ambos países.

(Fuente: PL)