20151122012930-migracion-cubanos-costarica-acn.jpg


7:22:54 p.m.

El Minrex se mantiene en contacto permanente con los gobiernos de las naciones implicadas para encontrar una solución al problema.

Los cancilleres de las naciones del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) abordarán el próximo martes la compleja situación en la que se encuentran más de dos mil migrantes cubanos varados en Costa Rica.

La reunión extraordinaria se efectuará el martes en El Salvador, actual presidente protémpore del mecanismo integrado por Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Belice, Panamá y República Dominicana.

Al encuentro han sido invitados también Cuba, Colombia, Ecuador y México.

“Tengo la viva esperanza de que los cancilleres harán su mayor esfuerzo para garantizar que encontremos una solución”, refirió el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, según medios locales.

El objetivo irá más allá de resolver la situación del grupo de cubanos en la zona fronteriza entre Costa Rica y Nicaragua, pues abordará la problemática de la migración ilegal por Centroamérica.

La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía de Nicaragua, Rosario Murillo, refirió ayer que será una reunión de hermanos latinoamericanos viendo problemas que nos conciernen, que nos afectan y tienen causas precisas.

Ratificó en ese sentido que se debe exigir reciprocidad en el tratamiento de este tema por parte del gobierno de Estados Unidos, dando a los migrantes centroamericanos un trato justo, digno y humano.

A diferencia de sus pares latinoamericanos que utilizan la misma riesgosa vía terrestre para alcanzar el territorio estadounidense, los cubanos no son perseguidos ni deportados por las autoridades norteamericanas.

La Ley de Ajuste Cubano y la aplicación de la llamada política de “pies secos-pies mojados” constituye un tratamiento diferenciado y único en todo el mundo, al admitir de forma inmediata y automática a cualquier persona nacida en la Isla, sin importar la vía que utilizó para llegar al territorio norteamericano.

A pesar de que esas políticas agresivas carecen de cualquier sentido cuando ambos países intentan avanzar en la normalización de sus relaciones, las autoridades de Washington han sido enfáticas en que no tienen planes de modificarlas.

“Actualmente no tenemos ningún plan de alterar las políticas de migración” respecto a Cuba, dijo el secretario de Estado John Kerry el pasado 14 de agosto después de la ceremonia de apertura de la embajada estadounidense en La Habana. Durante  los últimos días esa idea ha sido repetida por los diplomáticos norteamericanos.

Washington mantiene también en vigor el llamado “Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos”, que alienta al personal cubano de salud a abandonar sus misiones en terceros países.

En ese contexto, decenas de miles de personas durante los últimos años han salido legalmente de Cuba hacia países sudamericanos para emprender luego una riesgosa travesía por tierra hasta la frontera entre México y Estados Unidos.

Según estimaciones, cada uno de ellos pagaría entre 7 000 y 10 000 dólares en diferentes puntos del trayecto, dejando una estela que solo en lo que va del 2015 podría ascender a 30 millones de dólares.

Ese lucrativo negocio ha sido acaparado por traficantes de personas y bandas delincuenciales, que no dudan en poner en riesgo la vida de los migrantes.

Las autoridades cubanas se mantienen al tanto

Según fue confirmado a Granma, las autoridades cubanas se han mantenido en contacto permanente con los gobiernos de los países implicados, con el propósito de encontrar una solución rápida y adecuada, que tome en consideración el bienestar de sus ciudadanos.

La Dirección de Asuntos Consulares y de Cubanos Residentes en el Exterior de la Cancillería cubana aseguró a este diario que la  Embajada en San José, Costa Rica ha estado permanentemente pendiente de los cubanos que se encuentran varados desde la semana pasada en ese país.

Asimismo, la misión diplomática ha respondido a los requerimientos de las autoridades migratorias ticas, facilitando la documentación de aquellos cubanos que no la poseen.

Una declaración oficial del Minrex publicada el pasado martes indicó que los ciudadanos que hayan salido legalmente del país y cumplan con la legislación migratoria vigente tienen derecho a retornar a Cuba, sí así lo desean.

Los medios locales en Costa Rica reportan que el número de cubanos que arriban a sus fronteras continúa aumentando y ya suman cerca de 2 500, pero han sido alojados en refugios y cuentan con la ayuda de la Cruz Roja.

Por otra parte, el Ejército de Nicaragua auxilió a varios de ellos que fueron engañados por traficantes de personas para cruzar de manera ilegal la frontera por puntos ciegos.

En horas de la tarde noche del jueves y madrugada del viernes, la institución militar asistió a 54 cubanos, entre ellos algunos niños, que se encontraban perdidos en la zona selvática del municipio de Cárdenas, en Rivas, reportó el sitio digital La Voz del Sandinismo.

Los emigrantes fueron atendidos y luego retornados a Costa Rica.

Las autoridades nicaragüenses se negaron el pasado domingo a permitir la entrada a su territorio de un numeroso grupo de cubanos en situación irregular, a los que se les había otorgado un salvoconducto por territorio tico, pues lo consideró un intento de trasladar el problema a sus fronteras sin una consulta previa. Desde entonces defiende la posición de encontrar una solución coordinada.

La reunión del próximo martes en San Salvador buscará precisamente eso. Cuba, por su parte, ha reiterado su compromiso con una emigración legal, segura y ordenada.

(Fuente: Granma) 

Lea también: Tras el sueño de los varados