20151103184714-avion-ruso-sinistro-egipto1.jpg


12:35:40 p.m.

Expertos continúan con el análisis de las cajas negras del avión ruso accidentado en la península del Sinaí, en Egipto, así como de sus fuselaje y motores destruidos, informó PL. (Ver fotos)

Desde el domingo, un numeroso equipo ruso, formado por más de cien especialistas, emprendió la investigación sobre el terreno en las inmediaciones de la localidad de Hasana.

Los impactos térmicos y físicos encontrados por los especialistas rusos en fragmentos de las alas de la aeronave indican que esta pudo incendiarse en el aire. “Las cajas negras, que ya fueron localizadas, están solo ligeramente dañadas y en ellas no hay rastros de marcas térmicas”, dijo el ministro de Trans­por­tes ruso, Maxim Sokolov.

“Es pronto para sacar conclusiones. La destrucción ocurrió en el aire y los fragmentos están esparcidos por una gran superficie de cerca de 20 kilómetros cuadrados”, aseguró el director ejecutivo del Comité de Aviación Interestatal, Víctor Soróchenko.

Abdel Fatah El Sisi, presidente egipcio, aseveró que su gobierno no tiene reparos en la completa cooperación con las autoridades de Moscú para esclarecer las causas del accidente, que cobró la vida de 224 pasajeros y siete tripulantes de un Airbus A-321 de la empresa rusa Kogalymavia.

“La tripulación perdió por completo el control de la aeronave y no hubo intentos de informar de una emergencia”, dijo Víctor Yung, funcionario de Kogalymavia.

Por otra parte el grupo yihadista Wilayat Sina, representación egipcia de la organización extremista Estado Islámico (EI), asumió la responsabilidad del accidente en un video cuya autenticidad no ha sido confirmada.

Pero tanto el gobierno ruso como el egipcio defienden que la causa más probable del siniestro es el fallo técnico y niegan la posibilidad de que la tragedia haya sido resultado de un ataque terrorista.

Por su parte, la compañía aérea rusa Kogalymavia, propietaria del Airbus A321, aseguró que la causa de la catástrofe fue un fac­tor externo pues considera “imposible” que el avión explotara en pleno vuelo debido a un fallo técnico o del piloto.

La compañía debía dos meses de salario a sus empleados, indicó el Servicio Federal de Trabajo, información que ha suscitado la posibilidad de un intento de sabotaje de los trabajadores o que la corporación tenía intereses de cobrar un seguro millonario, reveló la agencia RIA Novosti. 

Mientras tanto la empresa, que  en estos momentos enfrenta una auditoría,  asegura que no tiene problemas económicos que puedan haber influido en la seguridad de los vuelos. Según ha anunciado su portavoz, Víctor Yung: “El estado técnico del avión era excelente”.

Por otro lado, la aerolínea ha confirmado que 16 personas no subieron a bordo del A321 pese a tener billete y así salvaron sus vidas.

De total de fallecidos, 122 fueron reconocidos. Para la identificación positiva de los cadáveres, forenses de la morgue de El Cairo realizaron pruebas de ADN que compararon con las de miembros de las familias de los fallecidos, reveló Shabaan El Shamy, portavoz de la Autoridad Forense de Egipto.

(Fuente: Granma/PL)

Informació relacionda: