20151018051335-drones.jpg

 

11:07:44 p.m.

Estados Unidos le pone un freno a los drones, al menos fronteras adentro: las autoridades norteamericanas tienen previsto anunciar un plan que requerirá que cualquiera que adquiera un aparato no tripulado tendrá que registrarlo en el Departamento de Transporte.

La decisión está vinculada a los crecientes peligros en los cielos norteamericanos, donde las aeronaves no tripuladas y los aviones corren el riesgo de colisionar.

El plan prevé que las autoridades estadounidenses colaboren con la industria de los drones para poner a punto un sistema de registro que podría entrar en vigencia en los próximos meses.

La NBC News informó que el lunes próximo el gobierno de Obama podría anunciar la medida, con la que se busca tener un registro de la cantidad de aparatos que hay en el país y quienes son sus propietarios.

En muchos casos se han registrado accidentes y situaciones consideradas sospechosas, entre ellas espionaje.

La pregunta que queda flotando en el aire es que pasará con los drones militares y las operaciones secretas que llevan a cabo, que en muchos casos termina con la muerte de personas inocentes.

Algunos informes señalan que el Pentágono está trabajando en la realización de drones militares capaces de autodestruirse una vez cumplida su misión.

En las redes sociales ya comenzaron las reacciones a la medida que busca implementar el Departamento de Transporte. En la mayoría de los casos se cuestiona la eficacia de la regulación y los verdaderos motivos detrás de la misma.

Todavía no queda claro si la medida será retroactiva a compras anteriores, ni tampoco si habrá una clasificación por clase de drone, su peso y capacidades.

En Argentina, por ejemplo, en julio pasado la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) reglamentó la utilización de drones e impuso requisitos obligatorios para operarlos, definiéndolos según su peso.

La Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) está elaborando todavía el marco normativo que regulará la operación de drones.

El ANAC en Argentina recordó que, "como consecuencia de la carencia de una norma internacional en la materia, la operación de los vehículos aéreos no tripulados carece de una normativa interna específica, lo que no fue óbice para el desarrollo de la industria nacional al respecto, su comercialización y uso, tanto con fines recreativos como comerciales".

(Fuente: ANSA)